En la zoología política de nuestro país es rica la diversidad de especímenes, los hay con experiencia y sensibilidad social, pero abundan los improvisados y más los desinformados; sin embargo sus acciones o su retórica proporcionan elementos para inferir que convertirse en diputado, senador o gobernador no confiere cordura en automático. Por caso, recién llegó a Veracruz, la senadora Lorena Martínez, delegada del PRI, recién llegó convocó a los senadores José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa a reunirse en torno a ¡Fidel Herrera! Porque, dijo, era un activo del PRI. Ahora, viene la senadora Diva Amelia Gastelum, Secretaria de Estados en Oposición, del CEN priista, y declara que tiene una lista de traidores al PRI, eso sí muy guardadita; a tal grado que seguramente nunca conoceremos de quienes habla. Para concluir los dislates, a una candidata del PAN-PRD se le fue un terrible gazapo al asegurar “la corrupción es el PAN de todos los días”. Así son los “políticos”.