Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
29 de mayo de 2017

¡Caballo que alcanza gana!

No cabe duda que en política, sobre todo en materia electoral, no hay nada escrito.

Lo que es hoy, mañana dejó de serlo.

Hace unos diez días en minuciosa observancia de las tendencias y preferencias electorales Nicanor Moreira, aspirante a la presidencia municipal de Xalapa, por Nueva Alianza,  comentaba a este reportero que su principal preocupación eran los dos puntos que iba arriba –al corte de mayo- Ana Miriam Ferraez.

Mientras Morena se pavoneaba desde el arranque por sus siete puntos arriba del más pintado de los aspirantes.

Hoy a siete días de la elección, cuando las tendencias marcan lo que será la decisión final de la ciudadanía, Nicanor no solo remonta a Ana Miriam, sino que está a .7 décimas de Hipólito Rodríguez, diferencia cero significativa.

En votos el .7 es el equivalente a 700 ciudadanos.

Por ello bien se dice que caballo que alcanza gana y aplica a Nicanor Moreira, un aspirante por quien nadie apostada dos centavos hace 20 días cuando arrancaron las campañas electorales.

Nadie lo pelaba.

No figuraba en nada y hasta el PRD –que no es nada- lo despreció para coquetear primero con David Velasco Chedraui y luego con Ana Miriam Ferraez.

“Consultores de Mercado y Opinión Pública” dan cuenta en la víspera –la encuesta fue levantada del 25 al 27 de mayo- de una realidad que ya se veía venir en donde Morena puntea con el 21.7 de la preferencia electoral, seguido de manera muy cercana por Moreira con 21 puntos.

Cobran relevancia sus declaraciones de Moreira a este reportero:

“Para quienes me ubican en último lugar, para quienes creen que soy el patito feo de este juego y para quienes están ciertos que no tengo capacidad ni para ser presidente de manzana, les informo que seré su próximo alcalde”.

En realidad si gana, la victoria no será gratis.

Lleva dos años de andar recorriendo las 530 colonias que conforman Xalapa, primero como independiente, luego abrazado a una ambivalente fórmula PAN/PRD, para finalmente quedarse con Nueva Alianza.

Moreira es el equivalente a un candidato independiente quien desde su inicio rechazó ser el candidato de la mala suerte.

“Los procesos electorales no son cuestión de buena o mala suerte. Simplemente buscas conjuntar posibilidades de participar sin mayores compromisos políticos más que servir a la ciudadanía. Con Nueva Alianza –y no con el PRD- sucedió así, por ello esa es mi bandera.

Nicanor Moreira desde los 17 años se decidió por el trabajo ayudando a su padre Venancio, quien hace 50 años llegó de Galicia, España sin un peso y tras largas jornadas de trabajo y ahorros abrió la primera mueblería, “La Victoria”, donde vendía en abonos… “a la palabra”.

¿Aún la gente lo recuerda?

“Sí. Tan lo recuerda a mi padre que yo creo debió ser el candidato a la alcaldía. Todos los días alguien me recuerda alguna anécdota de vida, de su generosidad y de cuantas casas fueron amuebladas por su negocio”.

Luego surgió Crediland. Luego diez empresas más hasta convertirse en un poderoso hombre de negocios que a su muerte dejaría a su familia la herencia del trabajo… y el billullo.

Nicanor Moreira está cierto que será el candidato vencedor.

“Si, muy seguro porque la sociedad con la que he venido caminando los últimos dos años, me lo ha hecho ver y porque tengo la sensibilidad, el conocimiento y el amor por hacerlo. La gente cree en mí y está viendo que la composición de nuestro equipo es con puro especialista en el tema”.

¿Vas a ganar por el nombre más que por la marca del partido?

“En parte. El partido me da el peso electoral y el nombre y su propuesta es lo que hace decidir. Nosotros no andamos con batucadas, ni banderines, ni guaruras, ni camionetas. Yo no hago exposiciones carnavalescas porque ante la miseria no hay nada que festejar”.

Nica, es un hombre de estatura media, tez morena, en extremo amable y que trae en campaña a su esposa y dos de sus hijas. Viste camisa blanca con el logo de Nueva Alianza, ya se hizo el antidoping y está listo para llevarse la victoria en las urnas “por paliza, ¿eh?”

¿Cuándo seas alcalde, tú gobierno va a ser diferente?

“Sí. De entrada yo no pagaré a nadie favores políticos y me entregaré a la construcción de una nueva capital. No fallaré y nunca traicionaré la confianza ciudadana: aquí tengo a mis vivos, aquí tengo a mis muertos, aquí tengo mis negocios y todo me ancla a esta ciudad”.

¿Cómo combatirá la corrupción?

“Vamos a implementar lo que yo he llamado el Gobierno 3.0 que es una aplicación para que el ciudadano desde su teléfono, una computadora o tablet pueda consultar la cuenta pública. Lo que ingresa, lo que egresa, para que se gasta y con quien se gasta”.

¿Qué le va a pasar a Xalapa bajo tu mando?

“Le voy a cambiar la cara a Xalapa. Regresará a la Ciudad de las Flores y brindaré las condiciones óptimas a los representantes del arte, la cultura y el turismo religioso para crecer. Vamos a darle además a Xalapa un estatura metropolitana; vamos a contar con un corredor industrial; vamos a instalar clusters tecnológicos…”

¿Importante votar, no?

“Estamos en la peor crisis de nuestra historia. No votar es dañarnos. El rumbo del voto no debe ser por un partido político sino hacia quien sea merecedor de la confianza ciudadana y ese, disculpando la inmodestia, soy yo”.

Ese es Nicanor Moreira quien dice que va a ser el alcalde y así lo confirma una encuesta que salió el fin de semana, una encuesta que no se sabrá si fue o no patito hasta el próximo domingo.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo