El Partido de la Revolución Democrática cumple este mes 28 años, padeciendo severa crisis existencial y las broncas a su interior le complican, aún más, la implementación de estrategias para, literalmente, mantener su sobrevivencia. El el colmo, la Comisión Nacional Jurisdiccional, su órgano rector de última instancia para decidir candidaturas a cargos electorales, no acierta en sus dictámenes y por ello recibe reiteradas recomendaciones del Tribunal Electoral de Veracruz, debido a irregularidades en las candidaturas de Emiliano Zapata, Catemaco. De las cenizas del PRD se alimenta MORENA, o López Obrador, que es lo mismo.