Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
25 de mayo de 2017

*Soy abogado no político: JW
*Rocca empresario altanero

ALGO NO queda claro en el asunto Pascual Lagunes, el Sindicato Unidad y Progreso, la empresa Tubos de Acero de México S.A. y el Gobierno del Estado, concretamente la Fiscalía Estatal y el Tribunal Superior de Justicia, y acaso el tema fue enturbiado por el propietario de la fábrica que permaneció en paro de brazos caídos tras la detención de su dirigente acusado de homicidio doloso calificado, terrorismo, lesiones dolosas e incitación y apología del delito, ilícitos que de ser comprobados lo retendrían en prisión alrededor de 25 años mínimo, sin embargo, la presencia en el Puerto de Veracruz del Italo-Argentino, dueño de Tenaris-Tamsa, Paolo Rocca, pareciera volver a iluminar a quien por más de 20 años ha dirigido a un sindicato plagado de inconsistencias, entre otras, el uso de obreros como esquiroles para desactivar movimientos en contra, lo que motivó un fatal enfrentamiento el pasado viernes 24 de Marzo frente a las oficinas sindicales con saldo de dos muertos y 21 heridos.

Y ES que Rocca, hombre adinerado y de pocas palabras, se dejó venir a Veracruz donde puso los puntos sobre las íes, mensaje que entendió sin mayores preámbulos el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ya que, por supuesto, no se trata de un pelagatos cualquiera sino de un todopoderoso empresario de corte internacional que se quiera o no aceptar, da empleo a miles de veracruzanos de la zona conurbada e, incluso, de poblaciones aledañas, y quien en pocas palabras le dijo a Yunes que TAMSA corría el riesgo de incumplir contratos con clientes en caso de que se prolongara el paro laboral que iniciaron los obreros sindicalizados tras la detención de Pascual. En poquísimas frases –porque el hombre de negocios no se anda por las ramas-, le vino a ordenar al Gobernador –desde luego en otras palabras-: o sacas a Lagunes Ochoa de la cárcel, le das el visto bueno como secretario general del sindicato de TAMSA, o recojo mis canicas y me voy a otra parte, esto es, me llevo mis fierritos, y crea usted que más de tres o cuatro Estados vecinos estarían dispuestos a ofrecer alternativas para que la afamada fábrica de tubos de acero sin costura opere en sus territorios.

PORQUE EL tipo vino a dar órdenes –ya que no puede entenderse de otra forma su postura cuando demanda que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) enmendé los errores legales que desencadenaron el conflicto entre los simpatizantes de Pascual Lagunes y de José Carlos Guevara Moreno, a quien, de plano, desconoció como secretario general del Sindicato Nacional “Unidad y Progreso”, ya que dijo que su toma de nota “está construida sobre hechos falsos que no han acontecido, sino que tienen un error, “un error grave”, pero que la Secretaría del Trabajo puede enmendarlo (¿?) “y espero que con la ayuda del gobernador de Veracruz y las autoridades de la Secretaría del Trabajo logremos corregir todo esto y encaminar a la empresa por el camino productivo”, y vaya que le hicieron caso: ayer mismo el subsecretario de trabajo, Rafael Avante, ratificó la toma de nota a favor de Pascual que ya es nuevamente Secretario General del SNUP. Y por si quedaran dudas, dejó en claro que su empresa en ninguna condición va a reconocer como líder sindical a José Carlos Guevara, e insistió en que es urgente que se reactive la producción de tubos de acero para que la compañía cumpla con los contratos que tiene pendientes a la fecha, o se va de Veracruz.

LO CURIOSO es que Pascual Lagunes enfrenta un año de prisión preventiva por los delitos que se le acusa, y se vería muy mal que por instrucciones del poderoso empresario, el Gobernador doblara las manos y lo dejara en libertad en unos días, semanas o meses para que coloque al frente del sindicato tamsero, sobre todo tras el montaje innecesario que precedió a su detención, y peor aún, tras ridiculizarlo en una fotografía en la que aparece encadenado de pies y manos –al estilo gringo-, y entre las manos le fue colocada una vieja pistola que por el tamaño aparenta ser calibre 45 o 9 mm, aunque bastante caduca e, incluso, por el despliegue espectacular de elementos policiacos como si se tratara de un poderoso capo de las drogas. Mal quedaría Miguel Ángel si dobla las corvas y acata lo que veladamente advirtió Paolo Rocca, aunque a decir verdad, el Gobernador no está en condiciones de que TAMSA sea llevada a otro Estado, ya que seguramente se levantarían miles de familias que dependen de esa factoría ante la falta de inversiones en un Estado que va de mal en peor en materia de empleos.

A PASCUAL Lagunes se le señala de probable responsable de los delitos de homicidio, terrorismo e incitación al delito, y aunque quedara libre en poco tiempo, los trabajadores tendrán que decidir a quién nombran al frente del Sindicato, ya que imponerlo de nuevo por las pistolas de Paolo Rocca y de la Secretaría de Trabajo, desencadenaría no solo un enfrentamiento sino una verdadera masacre, pues ya lo dijo el propio empresario: “La toma de nota que ha dado origen a este problema, es por habérsela dado a José Carlos Guevara. Es una toma de nota nula, porque no se ha tenido una asamblea”, y aunque ya la tiene Lagunes, la mitad de los obreros no lo aceptarían tras la agresión sufrida.

YUNES LINARES ya dijo que el proceso penal que enfrenta el líder obrero no está sujeto a negociación, y el propio Fiscal del Estado lo comentó en corto: -yo soy abogado, no político, y lo jurídico no lo negocio-, y en ese tenor se mantuvo durante la comparecencia de Lagunes Ochoa ante la jueza de control que le notificó el auto de vinculación por homicidio y apología, aunque ya no por terrorismo y lesiones, por lo que permanecerá al menos un año en prisión en tanto se desahoga su caso que tiene muchas agravantes en contra, y que sería lamentable que se torciera la ley por conveniencia; ciertamente, Pascual es un hombre maduro, lo que el irrespetuoso alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez suele llamar “un viejo guango” –calificativo que, por supuesto rechazamos-; está enfermo de diabetes y de todos esos males que la glucosa desencadena, pero debe seguir en prisión y, más aun, debe reparar el daño causado a dos familias que perdieron a los proveedores del hogar y costear las erogaciones que tuvieron quienes resultaron heridos. Bajo ninguna circunstancia el Gobernador debe permitir que la impunidad trastoque la ley, o todo estará perdido para la escasa credibilidad que aún le queda. Jorge Winckler, hay que reconocerlo, mantuvo su palabra, y Pascual fue vinculado la tarde de este miércoles por homicidio y apología, y se le retira lo de terrorismo y lesiones, y se deja investigación complementaria por dos meses, además de que le ratifican la medida de prisión preventiva por un año. Honrar, honra, y Winckler ha cumplido. OPINA carjesus30@nullhotmail.com