Ciudad de México- 2017-05-1618:10:47- Autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) tomaron declaración al expresidente del grupo Odebrecht, Marcelo Bahía Odebrecht, quien es investigado por la entrega de sobornos a diversos funcionarios de Petróleos Mexicanos entre los años 2010 y 2014.

Dentro de la investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000117/2017, el gobierno mexicano indaga la adjudicación de cuatro contratos de obra pública que fueron asignados a las empresas Odebrecht S.A. y Braskem S.A.

Hasta el momento el Ministerio Público de la Procuraduría General de la República, tomó declaración a 10 funcionarios y a nueve extrabajadores de Pemex, así como a tres directivos de las dos empresas internacionales involucradas en el caso.

Documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidosmmencionan que Odebrecht entregó a funcionarios de México sobornos por 10.5 millones de dólares, lo que llevó a la compañía a obtener 39 millones de dólares en contratos.

El gobierno mexicano se encuentra a la espera de que autoridades de Brasil les entreguen información sobre las investigaciones para integrarla a las investigaciones que se han realizado hasta el momento.

“El próximo 1 de junio vence el plazo dado por la Procuraduría Brasileña para dar a conocer a la PGR la información que poseen sobre el caso. Dicha información será integrada a la investigación que sostiene la Procuraduría General de la República sobre el caso con el fin de llevar ante la justicia a los presuntos responsables de este hecho de corrupción internacional”, informó la PGR.

Las investigaciones en contra de las empresas Odebrecht S.A. y Braskem S.A. comenzaron hace tres años, como parte de la operación “Lava Jato” (“Lavado de autos”), la cual descubrió una red de sobornos por parte de directivos de la petrolera estatal brasileña Petrobras.

SE DESTAPÓ RED DE CORRUPCIÓN

Investigaciones recientes descubrieron múltiples casos de corrupción relacionados con la constructora brasileña Odebrecht, lo que demuestra que la corrupción sigue siendo un desafío para los perfiles de crédito soberano en toda América Latina, aseguró la calificadora de riesgos Moody’s en un documento.

El informe destaca que la mayoría de los países latinoamericanos tiene un pobre control de la corrupción, pues de los 18 gobiernos analizados cinco tienen una calificación “baja”, ocho están catalogados como “muy baja” y sólo dos figuran como “moderado” . En el caso de México la calificación en el indicador de control de la corrupción es “muy baja”.

“Sólo Chile, Costa Rica y Uruguay están en el top de la escala para en este indicador”, indicó.

Para la firma, las calificaciones crediticias de los países pueden verse perjudicadas debido a que los canales de transmisión de la corrupción institucional son variados.

Excélsior/ El Financiero/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO