Consciente de la frecuencia con que la ficción supera a la realidad, cualquier argumentista cinematográfico o novelista de lo absurdo acogería con beneplácito la actuación de Alfonso Zenteno Pérez, designado policía del año 2015 por las autoridades de Seguridad Pública en el inefable desgobierno de Duarte de Ochoa. No habría ningún problema para desarrollar la trama porque Arturo Bermúdez, el Secretario de Seguridad Pública, Zenteno Pérez el policía galardonado por Bermúdez y  Duarte de Ochoa, el gobernador, se encuentran tras las rejas. De lo que se acusa a Zenteno Pérez (haber violado a un menor de edad en Los Tuxtlas, y de la desaparición forzada de cuatro personas en Potrero Nuevo, Atoyac) sería el argumento central para investigar por qué se le premió a pesar de la grave acusación en su contra. Aquí sí, la fuente de información está cautiva.