Con información de El Universal/Foto redes sociales

La Dirección General del Sistema Penitenciario de Guatemala rechazó una gestión del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, para introducir un colchón, un ventilador y una lámpara a su celda.

Por otro lado, evitó refutar o confirmar las denuncias de que haya sufrido maltrato y acoso de los custodios en Matamoros, la cárcel de la capital guatemalteca en la que está preso desde el pasado 16 de abril.

Rudy Esquivel, vocero de la dependencia, dijo a EL UNIVERSAL que será un juzgado el que determine si el abuso “es cierto o falso”, pero confirmó que el pasado martes por la noche, y en lo que es rutina en los cuartos de la prisión, se requisó el de Duarte sin hallar nada ilícito.

“Se han realizado operativos de verificación. El centro carcelario reporta de dos a tres requisas semanales y a la celda donde está recluida esta persona se le hizo una el martes en la noche, sin reportar ningún artículo ilegal incautado”, informó el funcionario.

Sobre la solicitud que Duarte hizo la semana anterior para recibir “elementos materiales básicos”, como un colchón, un ventilador pequeño y una lámpara, porque el sitio carece de electricidad, Esquivel anunció que la petición fue “descartada”. Artículos como esos son “permitidos en otras prisiones”, aclaró que hay “limitantes” en Matamoros, un cuartel militar que alberga un centro de detención para hombres y mujeres en el que están presos oscuros personajes de la corrupción política, del narcotráfico y de otras modalidades del crimen organizado de Guatemala.

Una solicitud que hizo Duarte con los tres artículos, y también rechazada, fue la de poder hacer deporte y salir al patio del penal para compartir con los demás internos. “¿Quién dice que los reos conviven en el patio? Es falso: está prohibido por el protocolo de seguridad de Matamoros. No conviven, y todos, al igual que Duarte, sólo tienen derecho a una hora de sol”, aseveró Esquivel.