Acusa el diputado por Morena, Cuitláhuac García, a la hermana del Fiscal General, Jorge Winckler, de ser quien entregó el dinero a Eva Cadena y por inferencia concluye que es trama fraguada por el gobernador Yunes Linares para “inhibir el voto a favor de Morena”. Suponiendo que esa hipótesis sea correcta debe aplicarse la ley, a una por sobornar y a otra por recibir un dinero cuyo destino sería la campaña de López Obrador. Ese hecho ¿En qué aminora el cargo de recaudadora de campaña, o sería prueba de descargo? Olvida que está en juego la credibilidad de un discurso vendido como mercancía diferente a la que existe en el mercado político electoral mexicano y que por lo visto no es sino más de lo mismo.