Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
29 de mayo de 2017

*Discurso de odio los margina

*Reclutará a los de más de 60

LA DESAFORTUNADA frase “viejo guango” expresada por el alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez en contra del dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador -que, por cierto, es un año menor que el padre del munícipe, Miguel Ángel Yunes Linares-, ya ha engendrado las primeras repercusiones, y en ese sentido no solo provocó la agresión de una mujer en Huatusco contra el líder de MoRena sino el surgimiento de un portal bautizado como “Consejo de Ancianos”, en donde solo podrán ser miembros aquellos que rebasen los 60 años, y que su presentación señala: “independientemente del peso histórico que tienen tras de sí los Consejos de Ancianos, es bien sabido que hubo tiempos en los que el mundo se manejó de esa forma: Siempre dando lugar a la experiencia de la gente mayor, sus palabras eran consideradas sabias y acertadas”, y seguramente en franca alusión al pronunciamiento reciente del boqueño (conste, dijimos boqueño no bocón), enfatizan quienes lo integran; “Actualmente somos discriminados por la sociedad y por los Gobiernos para quienes solo representamos una carga”, y recuerdan que “tan solo en México somos 12.5 millones de ancianos, donde por exigir públicamente que se les paguen las jubilaciones, las autoridades han llegado al extremo de rechazarlos violentamente mediante la fuerza pública”. Aducen que “por lo antes expuesto y al ver que las cosas no van nada bien -ya que los gobiernos no son manejados con criterios patrios ni de beneficio social, sino de acuerdo a los intereses económicos de la oligarquía- por ser muchos los adultos mayores; y toda vez que el Gobierno de México -como en muchos otros países del mundo- presume una democracia sin que ésta realmente se ejerza; porque una democracia en donde la mayoría son pobres es una aberración y un engaño; y por muchas otras razones más, hemos considerado propio constituir el CONSEJO DE ANCIANOS mediante el cual, nuestras opiniones y experiencias serán escuchadas y tomadas en cuenta por las autoridades para llevar a cabo las políticas que obviamente, siempre deberán ser en beneficio de México y del mundo”.

EL LLAMADO “Consejo de Ancianos” está registrado en Instrumento Público emitido por la Notaría número Treinta del Municipio de Emiliano Zapata a cargo del fedatario Manuel Díaz Rivera. Como ciertamente es visto, dice el objetivo del organismo, las actuales generaciones que desde hace años rigen los destinos de la Patria, no han sabido gobernar bien; y ni siquiera administrar, ya que han endeudado a las futuras generaciones hasta por cien años. No omitiendo mencionar que si los Gobiernos continúan con la línea de seguir pidiendo prestado a los barones del dinero, entonces la deuda será interminable e impagable. “Es por ello que nuestro principal objetivo es que, a través del Consejo Supremo -cuyos integrantes serán quienes representen los intereses de cada Estado de la República- se presenten alternativas y soluciones apegadas a Derecho para que sean analizadas y debatidas con las Autoridades correspondientes”. En Veracruz el Consejo de Ancianos es presidido por el abogado Evaristo Morales Huertas, el periodista Julio Ricardo Blanchet Cruz; María Cristina Flores Berlanga y el cronista José Zaydén Domínguez, todos de amplio reconocimiento.

Y AUNQUE no lo dicen abiertamente, se sabe que las expresiones de menosprecio de intolerantes políticos como Miguel Ángel Yunes Márquez, ha sido una de las causas para concebir ese organismo aun cuando señalan que “toda vez que la corrupción y la impunidad se han convertido en un círculo vicioso del que no han podido salir las autoridades, pues las fiscalías anticorrupción no han funcionado y todos los esfuerzos que se han hecho no han dado resultados”, en caso de reunir el número suficiente de firmas, “se propondrá a la Cámara de Diputados que los Magistrados de las Cortes Estatales, y desde luego los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sean electos por el pueblo, lo que acabaría con los compromisos que adquieren al ser propuestos por el Ejecutivo (verbigracia Veracruz) a conveniencia del Partido que representan; y aceptados por los Senadores, dando así un paso adelante para que el Poder Judicial sea verdaderamente independiente, pues mientras existan los compromisos y no haya castigo a los culpables, no cesará la impunidad y la consecuentemente corrupción y delincuencia.

DICEN LOS integrantes que “vivir en un Estado de Derecho en el que la Ley sea igual para todos debe ser sin duda un fuerte pilar en el cual puede sostenerse la democracia”, y refieren como antecedente, que en la Constitución del 1857 estaba contemplado que el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación era electo por el Pueblo.

SEGÚN LA organización “Unidos para la Acción Intercultural” –una red Europea en contra del nacionalismo, el racismo, fascismo y de apoyo a inmigrantes y refugiados- , que el discurso del odio pretende degradar, intimidar, promover prejuicios o incitar a la violencia contra individuos por motivos de su pertenencia a una raza, género, edad, colectivo étnico, nacionalidad, religión, orientación sexual, identidad de género, discapacidad, lengua, opiniones políticas o morales, estatus socioeconómico, ocupación o apariencia (como el peso, el color de pelo), capacidad mental y cualquier otro elemento de consideración, y el concepto se refiere al discurso difundido de manera oral, escrita, en soporte visual en los medios de comunicación, internet, u otros medios de difusión social.

ES INDISCUTIBLE que ciertos jóvenes tienen una concepción negativa de los adultos mayores, pues casi el 85 por ciento de ellos piensa en las palabras “anciano, viejo, canas, abuelo” para referirse a ese segmento de la población, sin embargo, tener una percepción positiva de ellos es condición para que se les proporcione el trato, apoyo y cuidado, que tengan un lugar privilegiado en la escala de valoración social. Una visión negativa como la que ahora prevalece en ciertas visiones intolerantes solo contribuye a reforzar las condiciones de vulnerabilidad, precariedad y pobreza en las que viven muchos de ellos. Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com