No se ve bien el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, cuando se convierte en pugilista electoral, sube al ring y reta a López Obrador a “debatir”, quien como ya sabemos anda en campaña para la presidencia de la república, gusta picarle la cresta al gobernador cada vez que viene, y el gobernador le hace el caldo gordo. Ya conocemos del estilo personal de hacer política de Miguel Ángel Yunes Linares, pero ahora es gobernador, en ese cargo lo colocó la ciudadanía veracruzana para confiarle la solución de los problemas colectivos que no son pocos y prefiere verlo en la arena política ocupado en atenderlos, no encaramado en un escenario de vana distracción; zapatero a tus zapatos.