Mientras la señora Barrales, dirigente formal del PRD, resbala asegurando que su partido “decidirá” la presidencia en 2018, porque es “un asunto matemático”, el dirigente nacional de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, condiciona a los partidos “de izquierda” a sumarse a su proyecto desde estas elecciones, principalmente en el Estado de México, de otra manera, dice el PEJE en 2018 irá solo; es decir no permitirá que otras siglas se suban a su carro, al que considera que va como Caballo de Hacienda. También insinua la señora Barrales que existen platicas entre las izquierdas para resolver lo del 2018, pero en verdad mejor será esperar a que lo decidan las tribus perredistas pues una alianza con MORENA los desaparecería de mapa político-electoral mexicano.