Sentido Plural
Por David Izozorbe
30 de mayo de 2017

 

A unos días de la elección para elegir a quienes dirigirán los destinos de los 212 municipios de nuestro estado, todos los veracruzanos nos preparamos para emitir nuestro voto el próximo domingo cuatro de junio, por lo que se hace necesario hacer una reflexión que nos permita a los ciudadanos expresar nuestra voluntad de manera libre y consiente, pues de ello dependerá nuestro futuro inmediato.

Adicionalmente las elecciones locales definirán en buena medida el panorama político para la carreras locales y federales del 2018. Como vemos, estas serán unas elecciones de mucha importancia, por lo cual vale la pena como ciudadanos preguntarnos sobre algunos temas críticos antes de elegir a las personas que nos representarán de forma directa y que decidirán el rumbo del municipio donde vivimos, es por eso que debemos hacer un análisis con algunos aspectos que nos pueden ayudar a tomar una buena decisión.

Uno de los principales aspectos a analizar, deben ser los personales. ¿Conozco algo sobre la vida del candidato? ¿Sobre su familia? ¿Conozco algo de su historia? En una contienda democrática elegimos seres humanos y no máquinas, y por lo tanto merece la pena saber algo sobre la personalidad, carácter, principios y valores del candidato, como es su comportamiento con las demás personas, si es atento, si es educado. El estilo de una administración es muchas veces reflejo de la personalidad del candidato.

Conocimiento y experiencia. ¿Tiene la preparación el candidato para manejar los recursos públicos que todos aportamos? Es común ver en las campañas políticas a candidatos simpáticos y buenos oradores, pero con mínima o nula experiencia y preparación académica para manejar los presupuestos municipales y decidir sobre temas críticos. En este sentido deberíamos reflexionar sobre la importancia de elegir ciudadanos con la capacidad adecuada para manejar los recursos y sortear crisis, pues la simpatía y la buena oratoria no son rasgos suficientes para aquellos que decidirán los temas más importantes para el desarrollo de nuestra sociedad.

Equipo. ¿Conozco a las personas que rodean al candidato? Este punto es clave, pues nadie gobierna solo. Quienes acompañan en campaña al candidato como asesores probablemente ayudarán en el ejercicio de su administración. De nada sirve un buen candidato, preparado y con experiencia, si quienes están a su alrededor son personas cuestionadas que pueden llegar a algún puesto relevante gracias al compadrazgo, recomendación o compromiso político o moral con el candidato, que no ven en el servicio público una oportunidad para servir a la comunidad, sino a sus propios intereses. La exposición pública de los equipos de campaña es un ejercicio de transparencia que debería convertirse en requisito en las contiendas políticas en México.

Propuestas ¿Cuál es el programa que ofrece el candidato? Cada sociedad tiene características y necesidades diferentes, así lo que puede ser un asunto prioritario en un departamento puede ser radicalmente contrario al de otro. Es de la mayor importancia que la propuesta bandera del candidato, sea el resultado del trabajo de conocer las problemáticas de la población y buscar las soluciones integrales para poder atender todo tipo de necesidades.

Viabilidad ¿Es realizable la propuesta del candidato? A veces hay campañas que son como poesías, pero las verdaderas dificultades vienen muchas veces, una vez que se está en el cargo. Hablar es fácil, ejecutar es difícil. Las campañas políticas son la oportunidad perfecta para que muchos propongan y se comprometan con lo irrealizable, el discurso y propuesta de un candidato responsable debe ser acorde con las posibilidades financieras del municipio o terreno sobre el cual se pretenda gobernar. El populismo en las propuestas es un mal síntoma, que no habla bien de la seriedad y de la buena de intención del candidato. Aunque es común a veces hacer propuestas inalcanzables para ganar una contienda electoral, no es ético. La viabilidad fiscal, argumentación, estudios que soporten las propuestas y un plan detallado de ejecución son rasgos que debe acompañar un programa serio de gobierno.

Identidad. ¿Cuál es el partido o partidos que avalan al candidato? Conocer el partido es necesario, puesto que de esto se puede deducir si la administración será de continuidad o de cambio. También es importante ser consciente de la filosofía política con la cual se identifica el candidato y adicionalmente observar si realmente la lleva a cabo de acuerdo a los principales problemas sociales y políticos de la actualidad.

En estos tiempos es muy importante sacar provecho de las redes sociales, preguntar a los candidatos sobre los temas que le interesa a la comunidad. La democracia ha cambiado y cada vez es más participativa, haga uso de las herramientas que le permitirán tomar una buena decisión a la hora de elegir quien tomará decisiones que tendrán impacto en su vida y los de su comunidad.

Como reflexión final, el voto debe ser producto del análisis, conocimiento e identificación con las propuestas y estilo del candidato, y no del rencor hacia los pésimos políticos provenientes de los diversos partidos que han ejercido el poder en nuestro país, tampoco de la simpatía con algún líder nacional que utilice la demagogia para hacer promesas que en nada se identifican con la capacidad o el plan de trabajo de un político local.

Si en estas elecciones los ciudadanos ejercemos un voto a conciencia nos quedará la gran satisfacción de haber seguido los principios, del voto útil generando la sensación de una decisión reflexiva y tomada de acuerdo al deseo de la mayoría y no de la manipulación mediática o el resentimiento social.