Ahora que el polipartidista diputado Rodrigo García Escalante dio un giro más en su inestabilidad “ideológica” pasándose a la bancada del PAN, el coordinador de la bancada de Morena, Elpidio Cruz Malpica, lo califica como contrario a la voluntad ciudadana porque, dice, el PAN llegó con 16 diputados (así lo “decidió la ciudadanía”) y ahora tiene 19, lo que contraría la voluntad ciudadana. Obviamente no es así, un diputado es electo popularmente, no para engordar una bancada sino para que legisle a favor de la población; la ciudadanía no vota para que haya 5, 10, 16, o 20 diputados en un grupo político en la cámara. Ocurre con el PAN igual que a Morena, pues ahora tiene dos componentes menos de cuando inició, y la ciudadanía tampoco votó para que eso sucediera. Todo se reduce a intereses políticos de una partidocracia ajena al interés popular.