En Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, formula un interesante diagnóstico sobre el PRI: “el PRI tiene que sacudir su pereza para poder competir […] porque estamos ante un esquema de principios del siglo pasado, con ideas, y a veces protagonistas para una realidad del siglo XXI, Claudia Ruiz Massieu fue designada secretaria general de su Comité Ejecutivo Nacional en enero, y pudo protestar en mayo. Lo mismo ocurrió con la expulsión de Humberto Moreira, a quien el año pasado le suspendieron sus derechos partidarios y fue hasta abril que lo expulsaron, y no por sus antecedentes priistas, sino por haber sido postulado por otro partido, el ‘Joven’, […] el PRI, en la era de internet y las redes, sigue con las formas y los tiempos del siglo pasado y por eso resultados y consecuencias…”. Nada raro, porque en Veracruz la Fundación Colosio es presidida por una ciudadana a la que el dedo flamígero de la sociedad no señala en buena crítica.