Armando Ortiz

Qué bueno que el Contralor General del Gobierno de Veracruz, Guillermo Moreno Chazarini interponga una denuncia en contra de aquellos que desfalcaron al estado; qué bueno que se proceda si hay indicios de que así fue; qué bueno que se busque justicia, que se ponga un ejemplo de que en Veracruz la impunidad no volverá a imperar. Si Jésica Moreno Torres, ex oficial mayor de la Secretaría de Educación cometió algún desfalco y otorgó contratos a empresas fantasma está bien que se proceda y se investigue. En caso de que se le halle responsable qué sean los tribunales los que decidan su sanción. Sin embargo, qué necesidad de algunos medios de sumar al discurso que la señora es cuñada de Andrés Manuel López Obrador. En Veracruz nos dimos cuenta que el hermano incómodo de AMLO se sumó a la campaña de Héctor Yunes, hasta apareció en spots a favor de Héctor Yunes. ¿Cómo es que algunos medios pretenden vincularlo? Sólo con una animada imaginación.

Duro golpe a Flavino, lo dejan sin Notaría
Mientras no trabajaba en el servicio público Flavino Ríos Alvarado se entretenía con su Notaría en Minatitlán. De hecho, su plan, una vez que terminara su interinato como gobernador, era regresar a su trabajo de notario. Sin embargo, a partir del 9 de mayo de 2017 a Flavino Ríos Alvarado lo retiraron de su Notaría. El retiro de su Notaría se ampara en lo dispuesto en el artículo 167 fracción II de la Ley número 585 del Notariado para el estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, donde dice que “los notarios titulares, adscritos o suplentes en funciones, podrán ser suspendidos temporalmente de sus funciones por la emisión de un auto de vinculación a proceso debido a la comisión de un delito doloso y, por consiguiente, hasta que no cause estado la sentencia que se dicte, se acordará lo conducente”. ¿Pues qué habrá hecho Flavino que se la están aplicando sin misericordia? ¿Se habrán enterado que el Dr. Flavino ocupó buena parte de su tiempo como gobernador interino para dejar el camino lleno de piedrotas?

Dice Chávez Jr. que su mala pelea se debió a que dejó de comer una semana antes; Chávez padre dice: “Ya dejen de chingar a mi hijo”
Pobrecito de Julio César Chávez Jr., ya no sabe ni como justificar su mala actuación. Ahora sale a decir que una semana antes dejó de comer para poder dar el peso. ¿Pues qué le avisaron con sólo siete días de anticipación que iba a pelear contra el Canelo en una categoría de peso menor? Chávez Jr. tuvo suficiente tiempo para prepararse, que todo lo haya dejado para la última semana es error de él y de los que lo manejan. Dice que la del sábado fue la peor pelea de su vida, pero que no se retira, que va a seguir entrenando con Nacho Beristain. Por su parte Julio César Chávez padre ya mandó mensaje en Twitter para que dejen de “estar chingando” a su hijo, pues pocos saben el sacrificio de bajar de peso. Seguro al rato van a querer la revancha, para llevarse otros tantos millones de dólares de los incautos. Pero está vez que pida Chávez padre como condición que el que suba de categoría y de peso sea el Canelo, así para que su retoño no tenga que pasar otra vez por el mismo sacrificio.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com