Veracruz- 2017-05-1520:39:15- Olivia Hernández Ortiz/ El estado de Veracruz ocupa el cuarto lugar a nivel nacional en endeudamiento público, según estadísticas del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Las cifras reportadas hasta el segundo trimestre del 2017 indican que la deuda pública de la entidad veracruzana asciende a 49 mil 192.3 millones de pesos; precedida por la Ciudad de México (73 mil 829.3 millones de pesos), Nuevo León (65 mil 807.9 millones de pesos) y Chihuahua (49 mil 408.0 millones de pesos); y secundada por el Estado de México (42 mil 575.4 millones de pesos).

Sólo estas cinco entidades federativas concentran 49.4 por ciento de la deuda a nivel nacional, que ha crecido exponencialmente en la última década.

El histórico del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas detalla que en 2001 la deuda pública nacional era de 10 mil 200 millones de pesos y en 2016 había quintuplicado su valor alcanzando los 568 mil 600 millones de pesos.

Si cada uno de los 8 millones 106 mil 171 veracruzanos tuviera que costear la deuda pública estatal estos tendrían que pagar (cada uno) 6 mil 68.5 pesos.

El 14 de marzo del 2017 el Congreso del Estado de Veracruz negó al ejecutivo estatal la reestructuración de la deuda pública en la entidad, instrumento que podría funcionar para liberar las finanzas públicas, según estimaciones empresariales.

Sin embargo, para el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Veracruz, Jesús Muñoz de Cote Sampiery, es necesario analizar los procedimientos financieros antes de autorizar un movimiento de este tipo.

Al considerar que la deuda pública del estado de Veracruz representa el 50.9 por ciento de los ingresos del estado, según el estudio realizado por el CEFP, el representante del comercio establecido en Veracruz dijo que no es recomendable que la deuda sea superior a los ingresos, tomando en cuenta el movimiento de una empresa.

“Hace algunos meses estuvimos con la reestructuración, algo que nosotros consideramos era viable, dado que cuando se cae en una imposibilidad de pagos se reestructuran las deudas, cambiar tasas de interés, cambiar plazos; eficientar, reducir gastos para que no se tengan compromisos, gastos innecesarios… yo creo que esos dos factores son necesarios para ir recomponiendo todo”, destacó Muñoz de Cote Sampiery.

Sin embargo la deuda pública del estado de Veracruz no ha sido transparentada correctamente, critica el especialista del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales de la Universidad Veracruzana.

Destaca que sólo en el nuevo gobierno se ha contratado una deuda a plazo corto con una tasa de interés del 14 por ciento, mientras que el promedio de la tasa de interés en la deuda pública estatal ya ocupaba el segundo lugar a nivel nacional con un promedio de 9.1 por ciento.

Enfatizó que mientras la administración estatal no defina el nivel de endeudamiento que incluya la deuda a instituciones de banca múltiple, banca de desarrollo, pasivos laborales y de proveedores no se podrá analizar un correcto esquema financiero para liberarla.

“El problema central es que los que tienen la obligación y el deber de informar no lo hacen… da la impresión de que se está administrando la desgracia, que se están llevando las cosas para que simple y sencillamente pase el tiempo sin tomar en cuenta la gravedad de la situación… económicamente el estado está en recesión y puede entrar a una depresión más fuerte y a ese respecto no hay un comunicado oficial”, enfatizó el investigador del IIES-UV.

Mencionó que es necesario que los movimientos financieros se transparenten pues de lo contrario continuarán cargando responsabilidades a los gobiernos anteriores, que ya tienen fincadas, y los gobiernos actuales no se harán responsables de sus actos en el manejo de las finanzas públicas del estado de Veracruz.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO