OPINIÓN
Por Mario Javier Sánchez de la Torre
29 de mayo de 2017

A seis días que se lleve a cabo la jornada electoral a través de la cual se renovaran los 212 gobiernos municipales de esta entidad, la crisis política, social, de seguridad y económica de la actual administración, responsabilidad del panista-perredista Miguel Ángel Yunes Linares, en lugar de dar indicios de solución, empeora.

Una prueba de ello, es el escándalo de los videos en que la legisladora local ex miembro del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Eva Cadena, se le observa recibiendo dinero supuestamente para llevárselo a su dirigente nacional, de manos de otra mujer, hasta ahora no identificada, pero que según afirmaciones de la diputada federal Norma Rocío Nahle García, es la respetable señora Ana María Winkler García, hermana del fiscal del Estado el desprestigiado Jorge Winkler García.

   Escándalo que viene a sumarse a la negativa imagen que desde el inicio de su desempeño en el cargo ha logrado acrecentar con creces el actual titular de la Fiscalía General del Estado. Pues como es del conocimiento de la población de todo el Estado de Veracruz, el trabajo que viene desempeñando esta importante pero lamentablemente corrupta dependencia, que actualmente ha sido rebasada en todas sus responsabilidades y en especial en lo referente a la búsqueda de personas desaparecidas, que aun estén con vida o lamentablemente sin ella, ha sido su talón de Aquiles.

Situación que lo ha llevado a no dar la cara a los integrantes de estas agrupaciones no gubernamentales, que están integradas por verdaderos ciudadanos que ya no solamente solicitan la atención del Fiscal, sino que han tenido que llegar a la exigencia de ésta, pues como inexperto servidor público que es, no sabe cómo manejar la delicada situación, que es su responsabilidad atender y resolver, por lo que ha preferido caer en el delito de omisión de su responsabilidad, llegando a tal grado ésta, que se ha ganado el calificativo por parte de estas agrupaciones de “extraterrestre”, al calificarlo que “se siente de otro planeta”.

Pero otro de los problemas en que está sumido el talentoso ex abogado litigante-ahora ya es el Fiscal General del Estado-es la mala imagen que le está dando a los estudiosos del derecho veracruzanos a nivel nacional, en especial en el lugar menos indicado para hacerlo,  como lo es la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, al ser señalado por el presidente de la Comisión Instructora, el legislador federal Ricardo Ramírez Nieto, como el responsable de que los juicos de procedencia en contra del miembro de la banda de la fidelidad, ahora también diputado federal del PR I, Tarek Abdala, no han procedido debido a su mala integración. Así como también que no ha enviado la documentación necesaria para iniciar el Juicio de Procedencia, en contra de otro de los destacados integrantes de la banda de la fidelidad, el experto comunicólogo Alberto Silva Ramos. Razones más que suficientes, de incapacidad, para que el representante popular federal del PRI solicite su separación del cargo como Fiscal, al responsable y eficiente actual Gobierno del Estado de Veracruz.

Y como parte final por hoy de la presente columna, solamente añadiré a lo señalado que el pleito entre Jorgito y los legisladores locales que se molestaron cuando se refirió a este honorable e impoluto Poder Legislativo, como corruptos, en algunos casos tiene razón, más no en todos. Aunque muchos de ellos curiosamente se pusieron el saco. Así pues, con esta situación tan delicada esta entidad gobernada por el PAN – PRD, enfrentará un proceso electoral importante, en especial para lo que sigue en la política del ámbito nacional. Hasta el miércoles.

noti-sigloxxi@nullhotmai.com