Por si acaso…

Por Carlos Jesús Rodrígeuz

*¿Habrá justicia a Periodistas?
*Reconocimiento a MiYuLi

MITAD POLITICO, mitad justicia, pero lo cierto es que las detenciones de Pascual Lagunes Ochoa, viejo cacique del Sindicato “Unidad y Progreso” de la empresa Tubos de Acero de México SA (TAMSA), y la de María Georgina Domínguez Colío, ex vocera de Javier Duarte y de Rosa Borunda, la esposa del ex Gobernador Fidel Herrera, han caído muy bien en el ánimo de una sociedad que había perdido por completo el sentido de la palabra legalidad, aun cuando el objetivo del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tenga un poco de ambas cosas: circo mediático de cara a las elecciones de Junio e implantación del Estado de Derecho, algo que se le reconoce porque, ciertamente, nadie debe estar por encima de la ley y mucho menos quienes teniendo la obligación de respetarla, la usaron para sobajar, robar y destrozarle la vida a sus semejantes pensando que nunca les tocaría, porque llegaron a sentirse infalibles, todopoderosos, dueños de voluntades, y hoy duermen en una fría celda de Pacho Viejo.

PERO DECIAMOS que es parte y parte. Mitad justicia y mitad político, o como dicta la sentencia juarista: -a los amigos justicia y gracia, a los enemigos, justicia a secas-, y esto se observa porque independientemente de que este lunes la Fiscalía Estatal solicite a la Cámara Baja del Congreso el desafuero del otro ex vocero, el ahora legislador Federal, Alberto Silva Ramos, falta castigar a un personaje que es clave en esta maraña de polución, y este es, sin duda, el ex Contralor del Estado, Ricardo García Guzmán que, al parecer, no obstante haber sido calificado por el propio mandatario como “tapadera de Duarte”, ahora le dispensa una serie de prerrogativas que rayan en la complicidad, a tal grado que, incluso, estuvo a punto de convertirlo en candidato de la alianza PAN-PRD a la alcaldía de Pánuco, y de no haber sido por la intervención del Comité Ejecutivo Nacional panista ahora andaría el pos del voto popular y, seguramente, habría obtenido la inmunidad con el cargo, todo con el apoyo del titular del Ejecutivo.

DICE EL Artículo 16 del reglamento interior de la Contraloría General del Estado, inciso quince, que entre las facultades del Contralor se encuentra: -Ordenar dentro del “Programa de Fiscalización Interna” el ejercicio de auditorías, revisiones, inspecciones y evaluaciones a las Dependencias y Entidades, por acuerdo del Gobernador, por sí o a solicitud de aquellas, con el objeto de verificar y evaluar el ejercicio del gasto público y su congruencia con el presupuesto de egresos; la eficiencia de sus operaciones, comprobar la correcta obtención de los ingresos y de la aplicación del gasto, subsidios, aportaciones y transferencias de fondos y verificar el cumplimiento de los objetivos, metas e indicadores establecidos en los planes, programas y actividades institucionales y en general, que la actuación que rige el ejercicio de sus atribuciones, se hayan realizado conforme al marco jurídico y normativo aplicable, pudiendo solicitar a las Dependencias o Entidades o a terceros, dictámenes, peritajes, avalúos y cualquier valoración técnica o económica de documentos e información relacionada con las acciones a que se refiere esta fracción; mientras que el inciso dieciséis refiere, también, como obligación –que no cumplió a cabalidad Ricardo García Guzmán-: -Ordenar dentro del “Programa de Fiscalización Interna” el ejercicio de auditorías, revisiones y evaluaciones a las Dependencias y Entidades, por acuerdo del Gobernador, por sí o a solicitud de aquellas, con el objeto de inspeccionar y evaluar periódicamente el avance físico- financiero de los programas de inversión y obra pública que se realicen con recursos estatales, federales y de participación social, así como con recursos convenidos con Dependencias y Entidades federales.

NO ES secreto que los recursos Federales fueron usados a discreción por el ex Gobernador Javier Duarte de Ochoa, a tal grado que llegó al cinismo de recortar –por voluntad propia-, el monto de las participaciones a los ayuntamientos, dinero que ahora reclaman infinidad de Presidentes Municipales que, en su momento, no lo hicieron con el ex gobernante, ahora, en prisión con fines de extradición en Guatemala. García Guzmán, como bien lo dijo Yunes Linares, fue “tapadera” de Duarte, aunque por acuerdos que se desconocen, ahora es una blanca paloma.

Y ES que la ley es clarísima cuando en su artículo 15 establece como facultades del Contralor General del Estado I. Representar legalmente a la Contraloría, por sí o por conducto de la Dirección Jurídica, ante cualquier instancia administrativa, legislativa, fiscal o jurisdiccional, de carácter federal, estatal o municipal, e intervenir en toda clase de actos, procedimientos o en juicios en que la Contraloría sea parte, incluyendo el juicio de amparo, así como ejercitar todas las acciones legales, civiles, penales, administrativas, fiscales, laborales o de cualquier otra índole que se instaure con motivo del ejercicio de las facultades o atribuciones de esta; (y ojo) “así como presentar denuncias, acusaciones o querellas penales, coadyuvar con el Ministerio Público, contestar y reconvenir demandas, oponer excepciones, interponer incidentes, comparecer en las audiencias, ofrecer y rendir pruebas, presentar alegatos, nombrar delegados o autorizados en los juicios en que la Contraloría sea parte, recibir documentos y formular otras promociones en juicios civiles, fiscales, administrativos, laborales, penales o de cualquier otra naturaleza, intervenir en actos y procedimientos en general, recusar jueces o magistrados e imponer todo tipo de recursos;

QUE SE sepa, Ricardo García Guzmán solapó y permitió todo, dejo hacer cualquier cosa muy a pesar de que su obligación era imponer un dique a la corrupción duartista, y las consecuencias no se han hecho esperar. En su gestión jamás presentó ninguna denuncia contra nadie, fiel al servilismo que suele manifestar con los poderosos, como lo hizo, incluso, con Miguel Ángel Yunes Linares, ante quien prometió ganar para la causa de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez todo el norte del Estado si es postulado a la Gubernatura. Por ello es intocable en este momento, cuando al gobernante solo le llena conducir a la cárcel al mayor número de priistas que, a decir verdad, la mayoría incurrió en latrocinios que hoy tienen atado a Veracruz. Por ello, reconocimiento a medias al Gobernador, porque Veracruz no puede seguir viviendo en la impunidad, y ojalá un día nos diera la sorpresa de que ya atraparon a los asesinos de los 18 periodistas en tiempo de Duarte y uno en este Gobierno, además de dos baleados. Esperemos. OPINA carjesus30@nullhotmail.com