Orizaba- 2017-05-2316:31:37- Nora Gabriela Lira/El delegado de la Fundación Nacional de Investigaciones de Niños Robados y Desaparecidos, Víctor Arturo Gutiérrez Romero, dio a conocer que más de un menor de edad desaparece al mes, específicamente en los municipios de Orizaba, Córdoba, Cuitláhuac y Yanga.

Gutiérrez Romero destacó que desafortunadamente los niños que se pierden en la zonas serranas difícilmente son encontrados y son estadísticas preocupantes, pues lo datos no se dan a conocer tan fácilmente debido a que las personas son de escasos recursos y su bajo nivel intelectual es una traba y ocurre que hasta no presentan denuncias, ya que implica un gasto que no pueden erogar.

Añadió que en la sierra existe mayor riesgo para los menores ya que es más fácil engancharlos, principalmente por ofertas de empleo que es de lo que carecen.

Indicó que actualmente la fundación de niños robados ha intensificado su campaña de prevención debido al alto índice de infantes que han desaparecido.

El delegado de la Fundación Nacional de Investigaciones de Niños Robados y Desaparecidos hizo hincapié en las características que presentan los niños robados; que son tales como edades de entre 12 a 14 años, mientras que un 70 por ciento de estos son niñas.

Puntualizó que lo anterior se debe a la alta demanda de los delitos como pederastia, ya que desafortunadamente entre más pequeña es la victima mayor interés ocasiona ante estos delincuentes.

Señaló que para prevenir estos delitos sin duda lo más importante es la cultura de la prevención como la única arma para que los padres de familia y los mismos niños puedan proteger su vida, poniendo sumo cuidado en las redes sociales.

Recordó que este organismo acude a las escuelas para ofrecer pláticas en el tema de la prevención, y padres y niños puedan tener la información que les permita evitar ser víctima de una situación de riesgo

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO