John Brennan, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, confirmó al Congreso federal que “Encontré y estoy enterado de la información e informes de inteligencia que revelan contactos e interacciones entre funcionarios del gobierno de Rusia y personas involucradas en la campaña de Trump”; el asunto amenaza con crecer pues ya se procesan investigaciones en las Cámaras del Legislativo estadounidense y el fantasma del juicio político ronda sobre la Casa Blanca. Este caso nos alecciona, porque demuestra que en Estados Unidos la fortaleza de las instituciones puede derrumbar a un presidente, mientras que en México se dificulta quitarle el fuero a un diputado.