Desde su concepción legislatia, auspiciada por una legislatura cuya mayoría de diputados previo cochupo aprobaba todo lo que Duarte les enviaba, la Ley de tránsito fue diseñada para redondear el atraco a los veracruzanos imponiendo multas tan elevadas que difícilmente hubieran podido solventarse. Atendiendo al reclamo popular Yunes Linares corrige el rumbo reformando ese bodrio legislativo e imponer multas acordes con la realidad económica de la sufrida población veracruzana.