Veracruz- 2017-06-0609:53:13- Jair Robles

Al concluir el mes de mayo se cumplen los primeros seis meses como gobernador de Veracruz de Miguel Ángel Yunes Linares. Siendo el primer gobierno panista en el estado después de más de 70 años de dominio priista. Su campaña se basó en gran parte a capitalizar el enojo ciudadano en contra del entonces gobernador Javier Duarte por el terrible manejo y la corrupción desatada que caracterizó a su

gobierno.

Hasta el momento las acciones más relevantes emprendidas por el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares con la ayuda del gobierno federal, tienen a Duarte en una cárcel de Guatemala esperando su extradición y a media docena de ex funcionarios de aquel gobierno en el reclusorio de Pacho Viejo esperando sus sentencias.

Estas acciones han mantenido a Miguel Ángel Yunes y su gobierno presentes en los medios a nivel nacional pero ¿Qué tan efectiva ha sido esta estrategia para proyectar ante los ciudadanos la imagen de un buen gobierno?

Si nos basamos en los resultados de la última encuesta telefónica, aleatoria, realizada en el estado de Veracruz del 22 al 26 de mayo, podríamos decir que no muy buenos y que conforme pasa el tiempo sus réditos son cada vez menores.

En estos momentos el nivel de aprobación del gobernador de Veracruz es del 38.8%, mientras que 35.5% desaprueban su gestión y un 25.8% no tiene una opinión definida.

Comparativamente con el nivel de aprobación que se obtuvo en el estudio realizado en Octubre de 2016, poco antes de que Javier Duarte de Ochoa dejara su mandato, los veracruzanos le otorgaron un 4.5% de aprobación, el obtenido por Yunes es más bien, alto.

De igual forma si lo comparamos con el nivel de aprobación que los mismos veracruzanos le otorgan al Presidente Peña Nieto 10.8%, también es bueno…

A pesar de que aún sean más los veracruzanos que aprueban su gestión y de seguir la tendencia registrada por los otros funcionarios, la situación se torna preocupante para un mandatario que claramente desea proyectarse a nivel nacional y ha expresado interés por participar en las elecciones presidenciales del próximo año.

Febrero de 2017 fue el primer mes que se midió su nivel de aprobación y este alcanzó un 47%, el 17% lo desaprobó, y un 36% no tenía opinión.

En cuatro meses el porcentaje de veracruzanos que ha ido definiendo su opinión ha bajado 10% y de estos ninguno ha sido a favor, por el contrario, de aquellos 47% que originalmente aprobaban su gestión, el 8% ahora no la aprueban. De mantenerse esta tendencia, en los próximos meses se dará el cruce y serán más los que desaprueben que los que aprueben su gestión.

Al preguntarles específicamente que acción ha sido la más importante que el gobernador haya realizado hasta el momento, 38.8% dice que ninguna y únicamente 2% identifica la detención de Duarte como un acto de gobierno importante.

¿Hacia dónde debe de enfocarse su gobierno?

Los ciudadanos encuestados, consideran que la inseguridad es el principal problema a atender por el gobierno estatal (39%). Seguido por la corrupción (20%), mientras que la situación económica, el desempleo y la pobreza en conjunto suman el (31.8%) y se constituye en el segundo problema más importante.

Estos seis meses también marcan la primera cuarta parte de su mandato de dos años.

Meter a la cárcel a ex-funcionarios, cumple una de las promesas de campaña, pero no parece cambiar la percepción entre los ciudadanos de que el nuevo gobierno no tenga problemas de corrupción.

Finalmente, los resultados indican que lo más importante para los ciudadanos es tener resultados entorno a la inseguridad y la economía, de no verse cambios positivos en estas áreas en los próximos meses, a nadie debería de sorprender que dentro de un año, la

imagen del actual gobernador, más que proyectarlo para la presidencia, sea un lastre en su partido, como lo ha sido para los priistas la imagen del ex gobernador Duarte y el actual presidente de la república Enrique Peña Nieto, por su falta de resultados como gobernantes.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO