O P I N I O N
Por: Mario Javier Sánchez de la Torre

Y la pregunte es: ¿Ahora qué sigue? Las respuestas son varias. – Aunque aún no ha llegado a su fin el proceso electoral actual- Pero las que podemos enlistar como más urgentes, más no las principales, pueden ser: ¿Cómo enfrentar el proceso electoral del 2018 a nivel estatal, después del desaseo qué estamos viendo en el actual? Y ¿Quiénes son los precandidatos?
Ya comenzaron los comentarios o críticas en cuanto a los resultados obtenidos hasta el momento en el actual proceso electoral por los diferentes partidos participantes. Para algunos la calificación es bastante positiva, pero para otros no tanto. Así tenemos que para la coalición PAN-PRD, PRI-PVEM, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Movimiento Ciudadano (MC), el Partido Nueva Alianza (PANAL), la crítica es positiva. En cuanto a los partidos Encuentro Social (PES) y del Trabajo (PT), aunque no se les puede calificar como perdedores, tampoco lograron hacer un papel atractivo para el electorado.
Pero independientemente de lo citado, la crítica y lo que es mejor, la autocrítica y que poco se da al interior de este partido, el PRI, ya se está dando. La que se dirige hacia su actual presidente del Comité Ejecutivo Estatal, el joven político Renato Alarcón Guevara, quien en lugar de ser cuestionado debería ser felicitado por el papel desempeñado, pues en principio de cuentas, tuvo el valor que pocos militantes de este partido tuvieron de ocupar la presidencia en un momento político, bastante negativo y difícil para el tricolor aquí, pues después de los doce años de negritud que vivió Veracruz con los dos sexenios anteriores, en los que privó la corrupción y la impunidad, lo lógico era, no que se obtuvieran los resultados que conocemos, sino todavía algo peor.
Obviamente que lo obtenido no es lo que se quería, 50 municipios y aproximadamente 800 mil votos, pero como dejaron la entidad los integrantes de la banda que gobernó Veracruz los doce años anteriores, el resultado no es tan negativo.
Por lo que las voces priistas que claman la salida de Alarcón Guevara, independientemente de que están en su derecho, deben reflexionar sobre la situación política actual de esta entidad, los resultados que se obtuvieron y que hubieran hecho ellos, para salir mejor.
Otro militante del tricolor que merece un reconocimiento a su lealtad partidista, es Alejandro Montano Guzmán, quien enfrentó una situación muy difícil, pues por los resultados obtenidos en los dos procesos electorales anteriores, para legisladores federales y locales, MORENA ganó en los distritos con cabecera en Xalapa en forma contundente, pero aun así, tomó la responsabilidad de luchar por las siglas de su partido, lo que hizo llevando a cabo un campaña intensa y no solamente de compromiso. Así las cosas en cuanto a estos dos jóvenes políticos tricolores, ojalá y hubiera más así, no solo en el PRI, en todos los partidos políticos. Hasta el lunes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com