Lo que quiso decir Jesús Ortega con esa “original” descripción de una alianza política “policromática” es que solos, PAN y PRD no alcanzarían a ganar una elección y que se requiere de la confluencia de otros partidos políticos, de cualquier signo ideológico. A nadie le atribuye la potestad de calificar si se es de izquierda o no, aunque el propio Ortega se arroga la facultad para señalar que López Obrador no es de izquierda, sino conservador, porque es “profundamente conservador” en materia de Derechos Humanos de los diferentes a los heterosexuales. Lo cierto es que predica con el ejemplo, pues a su derecha tuvo al diputado Sergio Rodríguez, antaño destacado colaborador de los priistas cuando Duarte desgobernó Veracruz, y a su siniestra a Julio Saldaña, ex panista de hueso colorado.