Mientras en la Conferencia Nacional de Gobernadores se firma un acuerdo más entre los ejecutivos estatales para diseñar programas de combate al crimen, en la entidad veracruzana se comprueba una vez más las serias deficiencias en los cuerpos policiales. A pesar de los miles de millones de pesos gastados en preparar una policía eficiente, nada se ha logrado, ese es uno de los expedientes que en su cautiverio debiera aclarar el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez. La más reciente constancia del bajo nivel de compromiso y capacitación policial lo protagonizaron el domingo pasado policías de la Guardia Civil con sede en Córdoba, supuestamente desaparecidos para dedicarse a la francachela en una comunidad de Ixtaczoquitlán, al boletinarse su desaparición se movilizó hasta a elementos militares para su búsqueda. Obviamente, ahora narran el cuento de que “se quedaron sin pilas” en sus equipos de comunicación. ¿Usted cree ese cuento?