La legislatura local de Jalisco dio el primer paso, trascendente por cierto, para reducir el financiamiento con recursos públicos a los partidos políticos, atendiendo a la iniciativa #SinVotoNoHayDinero promovida por el diputado independiente Pedro Kumamoto; esta reforma entrará en vigor en 2019 y será marco normativo según el cual los ingresos de las organizaciones políticas dependerán de los votos que reciban en los procesos electorales, y en años no electorales, se reducirá el flujo de los recursos. Este paso de la legislatura jalisciense sienta importante precedente para que otras diputaciones prosigan la intención, que beneficiará al sistema de partidos, a la democracia y, por supuesto, a la población pues el gobierno contará con más recursos para el desarrollo de programas sociales o de infraestructura. El diputado Kumamoto se anota un auténtico triunfo, no por independiente, por cierto, sino por su conciencia social sobre lo que debe ser la política y el papel democratizador de los partidos políticos.