Según Consulta Mitofsky la imagen del presidente de la república, los gobernadores y alcaldes en el país sufren un sensible deterioro; la consulta señala que la figura presidencial ya venía dañada desde los antecesores panistas y ya en 2013 tenía un 57% de aprobación, descendió a 49% en 2014, un año después a 39 por ciento; en 2016 bajó a 32 por ciento y en mayo de 2017 la figura presidencial solo tuvo una aprobación ciudadana de 19 puntos. Por su parte, los gobernadores tuvieron apenas 36 puntos en mayo de este año, porcentaje igual tuvieron los alcaldes. Esta encuesta revela el grado de desprestigio de la clase política en este país, campo propicio para el surgimiento de “salvadores” que vendrían a ser más de lo mismo, o peor.