Porque los resultados no fueron los esperados en la elección municipal reciente, entre la clase política priista corre el rumor del inminente relevo del actual presidente del Comité Directivo Estatal, Renato Alarcón, cuyo acceso a la dirigencia fue ocasional debido a la premura de los tiempos y ya hay quien señala al alcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez, como el candidato idóneo para suceder a Renato y enfrente la elección del próximo año. Pero la decisión final corresponde al CEN priista, cuya prioridad en estos momentos radica en culminar los casos de Coahuila y Estado de México, para inmediatamente dedicarse a la organización de la Asamblea Nacional de agosto próximo. Es fácil advertir que al PRI últimamente le ganan los tiempos, así lo comprueba el que Zaida Lladó cuenta con su nombramiento de nueva presidenta de la Fundación Colosio desde fines de abril y aún no toma posesión de ese cargo; en ese contexto de decisiones desfasadas es difícil competir electoralmente y en una de esas el cambio lo deciden al cuarto para las doce, o peor, una vez llegado este tiempo mejor que así se quede.