No sorprende enterarse que en Chihuahua el ex gobernador César Duarte sobornó a diputados locales con un millón de pesos para aprobar la bursatlilización de recursos carreteros, porque esa estrategia la practicó Javier Duarte en Veracruz de manera escandalosa en la anterior legislatura, aunque nada se ha hecho para investigarlo. No pocos políticos metidos a “legisladores” salieron de ese encargo convertidos en millonarios con recursos públicos en la bolsa y debieran ser investigados. La última noticia sobre este particular revela la entrega millonaria en pesos a diputados para promover el voto en apoyo a candidaturas priistas en el proceso electoral 2016. Como este caso, muchos más delatan la forma en cómo permeó la corrupción a la anterior legislatura veracruzana.