A Duarte de Ochoa se le ha celebrado haber calificado al gobierno de Yunes Linares como “fallido”; la verdad es que ni Duarte ni su calificativo son fuente de crédito, pues deviene de quien defraudó la confianza de los veracruzanos, saqueó el erario de la entidad, y purgará condena judicial por desaparecer miles de millones de pesos. Sin embargo, Duarte nada dice del gobierno federal, cuya Procuraduría lo mantiene en la cárcel gracias a las denuncias presentadas por la Auditoría Superior de la Federación pues sus auditorías revelaron el grave daño a las finanzas públicas de Veracruz por el equipo duartista. No es dable coincidir en lo del “gobierno fallido” referido al actual gobierno veracruzano, pues aunque no ha resuelto el problema de la inseguridad en seis meses, como ofreció en campaña, nadie en su sano juicio habrá creído semejante historia.