Dos congresos locales han dado la pauta de un avance en el proceso de cambio que se vive en el país: primero el de Jalisco al aprobar la iniciativa de ley que vincula la proporción de dinero público entregado a los partidos con el número de votos conseguidos; ahora, el Congreso de Quintana Roo da el campanazo al eliminar el fuero constitucional a servidores públicos vinculados a algún delito y el procedimiento de declaración de procedencia. Con este paso, se atiende al reclamo ciudadano para aplicar justicia expedita contra quienes defraudan la confianza ciudadana, al menos allá ya empezaron a limpiar la casa, y tendrán menos trúhanes en el Poder Legislativo, en acá ¿cuándo?