­ Ciudad de México. Según información de Reforma, una donante a la campaña de Rigoberto Salgado cuando era candidato a jefe delegacional en Tláhuac, aportó 127 mil 480 pesos y fue beneficiaria con 33 millones de pesos en contratos que le asignó el ya funcionario, mismos que le fueron adjudicados sin necesidad de participar en licitaciones.

Patricia Lizeth Sánchez Vázquez hizo un negocio redondo, dice el diario. En 2015, donó 127 mil 480 pesos en especie al candidato de Morena a jefe delegacional en Tláhuac, Rigoberto Salgado, y en 2016, ella y sus familiares obtuvieron contratos con esa demarcación ­ya encabezada por el morenista­ por 33 millones de pesos… y ni siquiera tuvieron que participar en licitaciones públicas.

Además, su suerte cambió radicalmente en un año, pues, de acuerdo con Morena, Sánchez Vázquez, quien está registrada ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como persona física con actividad empresarial, llevaba dos años ­2014 y 2015­ presentando declaraciones en ceros.

El donativo de Sánchez Vázquez en 2015 consistió en dos autos para perifoneo y una dotación de 2 mil frascos de miel, según el informe de campaña presentado por Morena ante el INE. Al año siguiente, obtuvo más de 9 millones de pesos en 12 contratos con nula o mínima competencia, pues nueve le fueron asignados por adjudicación directa y en 3 participó por invitación restringida.

Además, sus cuñados Cinthia Nallely Vázquez Hernández y Jesús Martínez Hurtado recibieron en el mismo año 21 contratos más. Todos ellos participaron como personas físicas con actividad empresarial. A Vázquez Hernández le otorgaron 11 contratos ­siete por adjudicación directa y cuatro por invitación restringida­ por casi 10 millones de pesos; en tanto, Martínez Hurtado recibió 10 contratos por alrededor de 14 millones de pesos