Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
28 de junio de 2017

*Eva puede contradenunciar
*¿Quién le entregó el dinero?

¡NO SE hagan bolas! Si bien Javier Duarte de Ochoa aceptó allanarse este martes ante el Tribunal Penal de Guatemala, al considerar que las acusaciones que le formulan son “irrisorias, infundadas, vagas e imprecisas”, debe quedar claro que el ex Gobernador se refería, exclusivamente, a la solicitud de extradición de la Fiscalía General del Estado y no, precisamente, a la presentada formalmente por la Procuraduría General de la República. En suma, el ex gobernador se “pitorreó” del Gobierno del Estado, y más tarde lo ratificó en un comunicado firmado por sus abogados en el que señala que las denuncias del Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares “carecen de fundamento, son ligeras y vagas”. El ex Gobernador deberá comparecer, nuevamente, ante el Tribunal de Guatemala el próximo 4 de Julio, fecha en la que definirá si, en efecto, se allana por las acusaciones de carácter Federal que le endereza la PGR en base a denuncias de la Auditoría Superior de la Federación y del Servicio de Administración Tributaria, y de no hacerlo, el retorno del robusto personaje podría prolongarse más de siete meses e, incluso, un año, aun cuando las autoridades guatemaltecas encuentren sustento en la petición de extradición Federal. Al ex mandatario, por lo visto, ya le gusto la cárcel de aquella Nación donde es tratado con cierto comedimiento, a juzgar por cómo se le observa en las imágenes difundidas.

“EN MI país -dijo alguna vez el ex Presidente africano, Nelson Mandela-, primero vas a prisión y luego sos Presidente”, y acaso alentado por algo que a él, por supuesto, no le ocurrirá, Duarte ha dicho que “basta de perder el tiempo”, y acto seguido aceptó allanarse y acceder a la extradición a México por delitos del fuero común, aunque más bien fue una burla al Gobierno del Estado que sueña tenerlo en el reclusorio de Pacho Viejo. Y es que el ex Gobernador, si se allana ante la petición formal de extradición del fuero Federal, sería internado en el Reclusorio Norte –aunque, alguna vez, durante el juicio podría ser traído a Veracruz para que responda a las acusaciones formuladas por el Gobierno Estatal –vía la Contraloría- y la propia Fiscalía General del Estado.

LO CIERTO es que al ex Gobernador no se le observa ni deprimido, ni mal comido, ni trabajado en exceso o humillado lavando baños o pasillos de la cárcel de Matamoros -donde está recluido-; más bien, se le ve optimista, cachetón, con la barba crecida (al estilo “Pedro el Malo”, el personaje ignominioso de la serie de Mickey Mouse), con unos kilos de más (pues se sabe que una mujer le lleva diariamente el desayuno, comida y cena desde el exterior, y con ánimo de sonreír, bromear y comportarse como si fuera todo un personaje, pues al terminar la audiencia se detuvo y saludo de mano a fiscales, intercambió comentarios, se carcajeo, en tanto los uniformados que le resguardaban esperaban pacientes hasta que se le diera la gana avanzar.

GUATEMALA TIENE 28 puntos en el Índice de Percepción de la Corrupción que publica la Organización para la Transparencia Internacional. Su puntuación no ha sufrido ningún cambio respecto a la obtenida en 2015. El índice clasifica a los países puntuándolos de 0 (percepción de altos niveles de corrupción) a 100 (percepción de muy bajos niveles de corrupción) en función de la percepción de corrupción del sector público que tienen sus habitantes. Tal vez por ello, a Duarte se le observa bien comidito, bastante alegre y con un semblante que pareciera andar de vacaciones, y como no si su obsesión más importante es la comida, y de acuerdo a lo revelado, no está obligado a consumir lo que en la cárcel le sirven, sino que se la llevan del exterior, desde algún restaurante selecto, que para eso es el dinero –aunque lo haya robado a los veracruzanos-: para comprar consciencias y darse la gran vida.

EL MARTES cuatro de Julio, en la tercera audiencia ante el Tribunal Penal de Guatemala, y en esa le informarán en torno a cargos por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita presentados por el gobierno federal, y partiendo de lo que resuelva –allanarse o no- dependerá el tiempo que permanezca en Guatemala, recurriendo a amparos hasta que, finalmente, por la consistencia de los señalamiento, sea traído a México pero, insistimos, esto podría ocurrir a principios o mediados del próximo año, cuando los escenarios en el País se vean alterados por el proceso electoral y su caso pase a segundo plano. Así de simple…

*****

YA DESAFORARON a Eva Cadena –la, ahora, exdiputada de MoReNa bautizada como “la recaudadora de Andrés Manuel López Obrador”-, y ya está a merced de autoridades judiciales que decidirán si la vinculan a proceso y la llevan a prisión por las denuncias enderezadas en su contra, pero queda un dato ambiguo, tan oscuro que se presta a cientos de interpretaciones: ¿Quién le entregó el dinero que en el filme acusador, se tuvo extremo cuidado de no muestrear a quien lo hizo? Y es que el Gobierno del Estado –que conoce a fondo los videos incriminatorios-, tendrá que exhibirlos para dar consistencia a la acusación, porque si no se esclarece quien es la persona que le da los recursos, simple y llanamente, no hay delito que perseguir, pues nadie podría acusarla de recibir dinero de procedencia ilícita –si no se tiene presentada y declarada a la “mecenas”. Por el contrario, si esto no sucede, Cadena podría denunciar a sus acusadores de espionaje (incluida la mujer que le dio el dinero), indagatoria que sería del fuero Federal a fin de que se procese a quienes la “espiaron” para, posteriormente, exhibirla en detrimento del dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional y de su persona.

PORQUE ESTA claro que el Gobierno ha negado ser el autor intelectual de la difusión de las videograbaciones, y si esto es así, se tendrá que buscar, entonces: ¿Quiénes son los responsables de los filmes? ¿Con que intensiones los realizaron? ¿Quién se los ordenó pero, sobre todo, quien le entregó los recursos y de donde provienen?, porque sin esas respuestas no hay delito que perseguir, ya que no se está condiciones de demostrar a la ex candidata a la alcaldía de Las Choapas que se coludió con terceros para la comisión de un ilícito grave como delincuencia organizada (además de que devolvió el dinero). Ya lo dijo Juana de Asbaje y Ramírez o “Sor Juana Inés de la Cruz”: Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis”. Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com