Sin duda, una de las instituciones mexicanas más sólidas, confiables y respetadas es el ejército mexicano, ¿quién en México no ha sido testigo de imágenes en las que elementos del ejército hacen faenas y labores de salvamento aun a costa de la vida propia? En mala hora los políticos sacaron a la milicia de los cuarteles, pero fue en defensa propia tras su descomunal fracaso e impotencia para combatir a una delincuencia desbordada, que irresponsablemente dejaron crecer, tal como lo reafirma el General Secretario, Salvador Cienfuegos, en su reciente visita a Veracruz. No podrá quejarse el gobernador Yunes Linares de tal respaldo, y los veracruzanos hacemos votos porque esa sinergia entre autoridades civiles y militares alcance resultados positivos por el bien de una sociedad que vive en permanente desasosiego.