Línea Caliente
Por Edgar Hernández*

¡Yunes Linares no tiene llenadera!

En Emiliano Zapata, no solo los morenos sino la población en general, amenazan con levantarse en armas.
Bajo ninguna circunstancia permitirán que el PAN, en contubernio con Rogelio Franco, cilindrero del PRD, insistan en arrebatar el triunfo de Morena so pretexto de la apretada diferencia producto de un sospechoso escrutinio que no resistiría el voto por voto, casilla por casilla.
Y es que si hubiera recuento quedaría claro cómo se tamaleó la elección.
¿Por qué tanto interés por este perdido municipio?
Bueno, para empezar ni tan perdido. Emiliano Zapata es una mina de oro. Es el corredor inmobiliario más caro de Veracruz. Un territorio donde se entremezclan poderosos empresarios, corruptos políticos y la delincuencia organizada.
Es el municipio que más impuestos recauda.
Donde menos obra pública realiza gobierno ya que toda corre a cargo de los fraccionadores. Es una paradisiaca región depredada y con serias alteraciones ambientales producto de la tala, uso inmoderado del agua, contaminación de ríos y mantos y la modernidad que llena de asfalto, humo y basura desde Las Trancas hasta Carrizal.
En breve, en Emiliano Zapata contará además con un gasoducto.
El metro más caro de terreno –hasta 10 mil pesos- ahí se encuentra. De la mano, centros comerciales, restaurantes, agencias automovilísticas, franquicias y toda la magia de toda esa clase ricachona que seduce.
Pero, al toro.
En Emiliano Zapata el pasado domingo, previendo el empuje de Morena y ante la eventualidad de perder la plaza, los panperredistas implementaron una operación carrusel, seguida de la compra masiva de votos y cochupos en las urnas al amparo del OPLE que llevaba la instrucción de la Secretaría de Gobierno de favorecer –vía alteración de actas- al panucho Daniel Baizabal.
Así, desde que el PREP empezó a arrojar los primeros resultados, se notó la mano negra, más bien la mano azul en localizados centros de votación.
En la casilla 1480 con una aplastante votación en favor de Morena, sólo le apuntaron 10 sufragios- y el aparente error de dedo se replicó en decenas de sábanas electorales otorgando solo un voto, un miserable voto a los morenos cuando la diferencia era de cientos.
En este espacio hemos venido denunciando y responsabilizando al Presidente Consejero del Organismo Público Local Electoral, OLPE, Alejandro Bonilla de orquestar todo este cochinero no solo en Emiliano Zapata, sino en todo Veracruz en connivencia con el gobierno de Yunes Linares.
Lo del domingo fue burdo, muy burdo.
Sin embargo, lo que son las cosas. A pesar del cochinero, en Emiliano Zapata nunca se pudo imponer una ventaja clara que favoreciera a los azules, así que en la confusión electoral buscaron arrebatar la plaza que legítimamente ganó el moreno Jorge Mier.
Y es que Emiliano Zapata, como París, bien vale una misa.
Por ello tanto desmadre del PAN/PRD en el relleno de urnas para cuando se vio perdido exigir en tribunales se repitiera la elección… “Hasta que ganemos” ¡Que lindos pelados!
Así, este municipio, aparentemente sin importancia comicial –solo se contabilizan 83 actas electorales- se convirtió en la manzana de la discordia por ser un enclave de dinero limpio, sucio y lavado.
Importa a hombres de dinero, a poderosos inversionistas, a trusts internacionales y, por supuesto, a la clase política corrupta aliada con criminales.
Ello explica por qué desde el previo a la jornada electoral del pasado domingo, en la puja por quién sería el candidato de la alianza PAN/PRD primero se lanzó a Sergio Leyva, favorito del clan gansteril Olmos –el papá Daniel, es el presidente municipal y el hijo, del mismo nombre, diputado ¡Qué bonita familia!
Leyva, el aspirante, es solo un hombre de papel, un títere.
Sin embargo ya con todo armado se dijo que siempre no, que el gallo sería Daniel Baizabal, que responde a los intereses financieros del Secretario de Gobierno, Rogelio Franco.
Sin embargo, un movimiento de última hora, previa compra bajo la mesa de la candidatura al mismísimo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Fedración, se regresó la candidatura al pillo de Leyva, para finalmente el propio tribunal, al verse descubierto por denuncias públicas, regresar a Baizabal, quien perdería a manos del hijo putativo del Peje, Jorge Mier.
Todo un lío.
Este miércoles al finalizar el conteo del PREP, Mier se la lleva por menos de cien votos, tras la cual se le entrega la constancia de mayoría que lo acredita como presidente municipal electo.
¿Termina con ello el conflicto?
La verdad es que con tanto ambicioso en medio es difícil preverlo.
Por tanto, aquí obligada la pregunta si de verdad estará al tanto el primer panperredista y gobernador Miguel Angel Yunes Linares de todo este desmadre armado por colaboradores ambiciosos del poder y dinero.
¿Qué no le bastó el casi millón de votos que recogió de los 212 municipios y que su hijo, Fernando Yunes, haya ganado por más de cien mil votos haciendo poco creíble tan exagerada victoria?
Bien se dice que en política veneno poco no mata.
El carro completo no existe y si persiste la necedad en Emiliano Zapata no se les vaya a voltear el chirrión por el palito como está sucediendo en Coahuila, que está al borde de una guerra civil.
Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo