Cualquiera pudiera apostar que en las investigaciones sobre las gestorías de corrupción de Odebrecht en México saldrán a relucir nombres de no pocos políticos, veracruzanos algunos de ellos. Se habla, solo de oídas y quien sabe por qué, de Fidel Herrera y Javier Duarte, de ambos este último ya “retoza” en una cárcel en Guatemala, de Fidel se dice ya abandonó el país, aunque no anda muy lejos pues se le ubica en Canadá. Si bien Fidel utilizó a Duarte para ocultar los desarreglos de su gobierno y nada operó en su contra, este asunto de Odebrecht podría ser el hilo conductor y el ábrete sésamo que descubra a detalle puentes inexistentes pero reflejados en el presupuesto, hospitales supuestamente construidos, carreteras olvidadas pero egresos monetarios reales, etc.