Política al Día
Por Atticuss Licona
09 de junio de 2017

El Senador Héctor Yunes Landa tiene una visión muy clara de la situación política del Estado de Veracruz. Lo conoce de norte a sur y de este a oeste.

Luego de los resultados de la pasada elección municipal, es claro que los priistas tienen que reforzar los espacios ganados, apuntalar las zonas en las que fueron competitivos y reinventarse en aquellas donde fueron borrados del mapa, pues hoy, el PRI sigue vivo.

Cuando Zedillo entregó el poder a Fox pocos veían factible que el PRI regresara a Los Pinos, pero los pésimos gobiernos panistas le devolvieron las llaves al PRI. En política todo es cuestión de constancia y circunstancia.

Héctor Yunes y muchos priistas más, están convencidos de que el PRI sigue fuerte, que su militancia requiere de un mensaje de confianza y de que están ante una gran oportunidad de recuperar el gobierno de Veracruz.

La política es pasión, es fuego y es cólera. Ayer mismo escribí una columna que titulé “Seré el candidato a huevo: Héctor”, que denota y hace referencia a un momento apasionado. Quien busque una candidatura no puede ir más que de frente, no puede mostrar indecisión y eso lo sabe Héctor.

El Senador dialoga, habla viendo a los ojos y su mano atiende un asunto mientras su mente está resolviendo tres temas más. Héctor ha platicado muchas veces con su par, el Senador Pepe Yunes, y siempre lo han hecho en buenos términos de civilidad. A menudo lo hacen en el Hotel Emporio, platican un par de horas y se ponen de acuerdo en decisiones torales.

Ambos coinciden en que la designación del candidato del PRI se debe resolver con reglas claras, pero sobre todo, en el momento oportuno. Y esta decisión debe ser una que garantice la paz y cordialidad, y que se sumen todas las voluntades en el PRI para que se generen las circunstancias que les garanticen obtener un resultado positivo.

Hoy, agradezco la amable misiva que me envía el Senador, mediante la cual deja en claro lo anterior y que me permito transcribir:

8 de junio de 2017

Atticuss Licona

Director Editorial de Política al Día

Estimado Atticuss:

          Esta noche he leído tu acreditada columna en la que haces algunas consideraciones sobre el escenario político que priva en Veracruz respecto a la elección del candidato del PRI al gobierno del estado.

Como tú lo sabes, este proceso es algo que hemos comentado –y lo haremos las veces que sea necesario- entre el senador Pepe Yunes y un servidor. Coincidimos en que la designación del candidato del PRI se debe resolver con reglas claras, en el momento oportuno, atendiendo las circunstancias que nos garanticen obtener un resultado positivo.

En referencia a tu columna, quiero decirte que no es mi intención “ser el candidato a huevo”, porque es una expresión que no corresponde a mi forma de hacer política, además de que infiere una posición intransigente que en nada corresponde a lo que hemos platicado Pepe y un servidor.

Haré lo que corresponda por construir un proyecto viable para Veracruz; lo haré respetando la política, honrando mi palabra, pero sobre todo, abonando a la gobernabilidad y civilidad política que tanta falta nos hace.

Mi propósito es sofocar el infierno que han convertido a Veracruz los últimos gobiernos y no al revés. Estoy convencido que el PRI está fuerte, que su militancia requiere de un mensaje de confianza y de que estamos ante una gran oportunidad por recuperar el gobierno de Veracruz.

Te mando un afectuoso saludo.

Héctor Yunes Landa

Me queda claro que Héctor espera que las reglas sean claras, y que el momento de elegir el candidato del PRI deberá ser el oportuno, pero sobre todo, me queda claro que la intención de ambos Senadores, pues con ambos he tenido la oportunidad de platicar en persona, será siempre llevar una relación basada en la civilidad, el diálogo y el respeto mutuo. Sólo así su partido, el PRI, podrá aferrarse a esa oportunidad que hoy tienen de recuperar Veracruz, y en sus manos está el poder hacer historia.

@atticuss1910

atticusslicona@nullgmail.com