Por si acaso…
Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez
12 de junio de 2017
*El Reino de terror de Robespierre
*La guerra sucia que apenas inicia

DECIA NAPOLEON Bonaparte que las cabezas que sobresalen son las primeras en rodar, y acaso el Senador Héctor Yunes Landa no entendió la sabia sentencia creyendo que el emperador francés la inventó debido a su baja alzada, como aquella que ideó en descargo: “la estatura del hombre se mide de la cabeza hacia el cielo”. Pero no, lo que el pequeño gigante galo quería decir es que en la Francia de Maximilien Robespierre, entre 1793 y 1794 (dos años, por fortuna), se impuso el denominado “Reino del Terror” durante el cual gobernó Francia de forma autocrática, sumiendo al País en un período de persecuciones políticas, incertidumbre generalizada y continuas ejecuciones por presunta traición, sedición, conspiración, entre muchos otros crímenes (cualquier parecido con Veracruz es pura coincidencia). Y fue, precisamente, ese periodo de dos años que presentó a un Robespierre firme, autoritario y decidido a purificar a la nueva Francia de cualquier opositor a la Revolución que le permitió llegar al poder, justificando en su defensa el uso de la pena de muerte a la que tanto se había opuesto en el pasado. En suma, poder lo había trastornado.

PERO YUNES Landa no ha entendido o, simple y llanamente, no ha querido entender que en Veracruz se vive un nuevo régimen (como ocurrió en la Francia de la Convención Nacional tras ordenar guillotinar al rey Luis XVl), producto de la derrota de su partido que gobernó al Estado durante más de 80 años, y que los nuevos inquilinos no están dispuestos a ceder el poder, y menos cuando va como sucesor el hijo de quien ejerce, actualmente, el mando y, por lo tanto, la guerra será cruenta en su contra para impedir que siga avanzando en sus afanes sucesorios. Peor aún, el fuego amigo vendrá, también, del interior del sistema derrocado que acaso no lo desea más como candidato tras experimentar la derrota el año pasado.

UN EXPERTO que conoce las entrañas del nuevo Gobierno dice al reportero: -eso que difundieron de Héctor Yunes (la millonada que, supuestamente, recibió para su campaña) lo filtraron desde Palacio de Gobierno-. Y prosigue: -la cárcel dobla a cualquiera. A Arturo Bermúdez lo sometieron a momentos angustiantes; lo tenían sin agua limpia e impedían que le introdujeran alimentos del exterior a diario. Fue tanta la presión que hace unos días sufrió un cuadro de diarrea que lo puso muy mal, además de otras cosas que no te puedo contar. Los de afuera no se enteran de lo que ocurre adentro, y finalmente lo “domesticaron” para que se prestara al juego perverso contra Héctor (Yunes), y eso es apenas el principio. Le van a sacar muchas otras cosas como, también, a otras gentes que estorban a los planes de los Yunes azules-.

EL TEMOR en Palacio de Gobierno es que Yunes Landa pudiera pactar un acuerdo con gente del Movimiento de Regeneración Nacional para sacar al PAN-PRD de Palacio, sobre todo porque el “Sol Azteca” no quiso atender el llamado de Andrés Manuel López Obrador para que se desistiera de la de la candidatura a la gubernatura en el Estado de México a fin de que la maestra Delfina Gómez obtuviera el triunfo. Por ello AMLO ha dicho que no irá en busca de la Presidencia en el 2018 en alianza con perredistas, aunque en Tamaulipas ya dio muestras de que los priistas no están vetados. Esos rumores han puesto nerviosos a más de tres, y la respuesta a Yunes Landa comenzaron a darse en el tema que más duele a Veracruz: la corrupción.

LANZAR LA primer piedra, en este caso, hacer circular un audio con la presunta voz del ex Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, en donde desglosa supuestas entregas de cantidades multimillonarias a Héctor Yunes para su campaña, recursos que, al parecer, recibió y no fueron canalizados para lo que era –según se desprende de lo que se escucha-, es algo que lastima a los veracruzanos, sea o no verdad, porque el caso Javier Duarte de Ochoa se encuentra fresco y aun lacera a cierta sociedad que por esa causa no han recibido el pago de adeudos por servicios prestados, distribución de insumos o edificación de obra pública, amén de que el Estado se encuentra paralizado. Decir que Yunes Landa fue beneficiario de Duarte por 1 mil 300 millones de pesos es algo que al entendimiento de muchas personas se asemeja mucho a la corrupción, y eso, cuando alguien lo ventanea, engendra rencor social.

Y AUNQUE el senador ha rechazado una y otra vez haber recibido recursos vía el, entonces, gobernador Javier Duarte de Ochoa para su campaña a la gubernatura, el daño ya está incubado. Yunes Landa dice que el audio aparecido el domingo, donde Arturo Bermudez Zurita señala que en la campaña a la gubernatura se repartieron 1 mil 300 millones de pesos, vía Francisco Mora y Fernando Vázquez Rigada, gente cercana al legislador priísta, “es una mentira que trae el sello, las huellas dactilares de Miguel Ángel Yunes Linares” y reitera: “nunca recibí dinero de Duarte para mí campaña política, nunca me menciona a mí, nunca dice a Héctor Yunes le dieron tanto dinero, nunca hace esa referencia, no obstante que tiene un origen anónimo pero no pudo haber salido más que de la cárcel, y la cárcel es del gobierno y el titular es Miguel Ángel Yunes Linares, pero trae el sello de la casa. Deja las huellas dactilares de Miguel Ángel Yunes”.

INSISTIMOS, EN el argot político-callejero hay una frase que pinta de cuerpo entero este desencuentro: “el que pega primero, pega dos veces”, haciendo referencia a que, el que actúa primero lleva una ventaja, y lo peor es que se trata de la palabra de Yunes Landa contra la de un audio que, seguramente, podría dilucidarse si la Fiscalía General del Estado llama a declarar a Arturo Bermúdez en torno a esos comentarios en los que, podría (dijimos podría) configurarse un delito.

HECTOR YUNES debería solicitar un careo con el indiciado para que demuestre (porque el que denuncia está obligado a demostrar) la veracidad del audio, y que aporte pruebas de lo que dice, y en caso contrario se le finque responsabilidad tanto a Bermúdez como a quienes filtraron el archivo motivo del escándalo, aunque habría que ver si el Senador accede por el bien de su nombre, y demostrar con ello, que todo es producto de una guerra sucia de baja (bajísima) intensidad que ira acentuándose en tanto se acerca el 2018. Así las cosas. OPINA carjesus30@nullhotmail.com