Andrés Manuel López Obrador solo perdió una batalla, la guerra está por empezar rumbo a 2018, pero era conveniente ganar el gobierno del Estado de México porque hubiera servido como plataforma de lanzamiento en la percepción pública junto a los triunfos municipales de Veracruz. Ahora debe rediseñar estrategias porque el otro fuerte bastión, la Ciudad de México no es presa fácil de conseguir, el PRD se revitaliza y el efecto Monreal dificulta el paso triunfalista de MORENA. ¿Qué camino tomará Monreal si no es preferido como candidato al gobierno de la Ciudad de México y va Claudia Sheinbaum por MORENA? Mancera y el PRD permanecen atentos porque esa decisión es clave para la sucesión política en la Ciudad de México.