Xalapa- 2017-06-2314:53:09-Los proyectos de mina a cielo abierto, El Cobre y Caballo Blanco, siguen avanzando, por lo que la sociedad civil organizada exige el pronunciamiento del gobierno del estado de Veracruz, que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares, en contra de dichas obras y en defensa de la vida y el bienestar de la población.

“Nosotros exigimos al gobierno estatal que ratifique el expediente de rechazo a los proyectos mineros, que se dio en el gobierno anterior luego de la presión social”.

En entrevista, Emilio Rodríguez, integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas en Defensa Ambiental (LAVIDA), resaltó que no hay la licencia social en torno a los nocivos proyectos mineros en Veracruz.

“Exigimos a Miguel Ángel Yunes que se declare en contra del proyecto minero Caballo Blanco porque la actividad minera a cielo abierto, con las características ambientales de la región y enfrente de Laguna Verde es totalmente inviable”.

Las empresas a cargo de los proyectos Caballo Blanco y El Cobre, Candelaria Mining y Almaden Minerals, respectivamente, han estado avanzando, ya que “la Ley es muy permisible a nivel ambiental”, deploró el activista.

“La mayor preocupación que tenemos es la actuación sumamente lapsa y permisible de la Profepa que no emitió ningún tipo de resolutivo hacia la denuncia que hicimos en 212 porque la empresa en su momento rebasó la NOM 120 de exploración, la instancia no hizo absolutamente nada”.

Y es que aunque en un primer momento la mina a cielo abierto deniminada Caballo Blanco, a cargo de la empresa GoldGroup, logró ser frenada con la protesta social, el proyecto fue reingresado ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a cargo de otras empresas, ahora es el caso de Candelaria Mining y su filial en México, Minera Caballo Blanco.

Candelaria Mining ha renovado los permisos y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) está actuando de manera callada e irresponsable en cuanto a sus deberes.

Caso similar es el de El Cobre, a cargo de Almaden Minerals y su filial mexicana, Minera Gavilán.

Y es que las autoridades estatales y federales han ignorado la inconformidad social en torno a los proyectos mineros, dando cabida a la nueva intentona de las empresas mineras, deploró Emilio Rodríguez.

“Es verdaderamente una vergüenza tener una autoridad de este tipo que está a favor de la explotación de la naturaleza y que esté permitiendo esto en la sierra frente a Laguna Verde, en la zona de las pedreras de Actopan, y estos señores de las empresas están haciendo lo que quieren con uno de los reservorios ambientales más importantes de la región costera del centro de México, que son un baluarte para todos los mexicanos y que significan la capacidad de recuperar todo un complejo ecosistema que hay en esa región y del cual sobreviven por ejemplo sitios Ramsar -humedales de importancia internacional- y santuarios de aves migratorias”.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO