Tras su fracaso electoral en el Estado de México, eso significa el no haber derrotado al PRI, Andrés Manuel López Obrador cambia de táctica y manda decir que la Asamblea de su partido “decidirá” abrir las puertas de Morena a “mujeres y hombres de buena voluntad”. Este día, el Congreso de Morena explicará su política de alianzas con todos los partidos y quien quiera sumarse a “sacar al PRI de Los Pinos”. Estos últimos deben ser muchos, solo que el llamado de Morena lleva implícita la candidatura de López Obrador a la presidencia y allí está el detalle, porque son muchos los que no concuerdan con esa candidatura. Tal vez por ese motivo  se escucha la insistencia de López Obrador por negar que “no es populista, no soy mesiánico”, calificativos que se le endilgan no solo para mengua política, sino porque lo describen tal cual es.