Estamos en la hora del silencio, después que los candidatos durante 30 días lanzaron sus propuestas al aire, ahora corresponde el tiempo de la reflexión ciudadana, sobre quién nos convenció, qué candidatos tienen la experiencia necesaria para gobernar Xalapa, allí radica el valor de nuestro voto. La clave consiste en saber si tenemos la madurez suficiente para votar por la mejor opción sin importar el partido postulante. Por otro lado, tenemos que reconocer que hemos superado aquellos tiempos en los que después de una elección municipal, los perdedores tomaban carreteras, bloqueaban calles e incendiaban palacios municipales; ahora tenemos instituciones que se encargan de calificar una elección, de penalizar a los infractores y tienen crédito suficiente para que su decisión se respete. El Instituto Nacional de Elecciones, el Organismo Público Local Electoral y los tribunales electorales dicen la última palabra, pero ojala no haya necesidad de llegar a esas instancias y que el resultado se respete por igual por todos los partidos políticos. Es cierto, aquellos partidos o candidatos que fueron sorprendidos violando las leyes electorales deben ser amonestados conforme a la Ley, es la única forma para confiar en los procesos electorales.