Ya para estas horas Sergio Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, habrá recibido llamadas desde alguna oficina del gobierno del estado y de su partido, el PAN, para recriminarle lo inoportuno de su declaración sobre que el gobierno del estado no está obligado a aportar el 2.58 por ciento del presupuesto estatal a la Universidad Veracruzana. Ya sea por noviciado o protagonismo insulso, pero hacerlo en víspera de una elección en la que su partido quiere demostrar músculo, no expresa sino ausencia de sensibilidad política o mucho tino para ser inoportuno; y alguien se preguntará si con estos colaboradores se ganó una elección ¿cómo estaban los de enfrente?