Ya no fue la estridencia ruidosa de las campañas de antaño, tampoco la basura electoral en postes, árboles, paredes y bardas de calles y avenidas que ensuciaban el entorno urbano; y menos días, 30 en vez de 60, tal revela cambios en la forma de hacer campaña en México. Al menos en Xalapa, los candidatos, ya sea por su perfil, con una u otra excepción se respetaron, aunque no faltó el exabrupto electrónico sin duda avanzamos en cultura electoral. Fue el tiempo de los candidatos, ya ofrecieron hasta lo que no podrían cumplir, ya hablaron sobre sus propuestas, toca ahora el turno de la ciudadanía cuyo voto decidirá quién gobernará municipalmente en cada uno de los 212 municipios de Veracruz, entonces sabremos  el grado de madurez ciudadana que hemos alcanzado, que gane Veracruz.