En Frentes Políticos, de Excélsior, leemos: “luego de más de tres horas reunidos, los aspirantes panistas a la Presidencia de la República tuvieron un primer acercamiento que terminó alejándolos. No hubo definiciones rumbo a la campaña de 2018; sin embargo, dieron un gran paso. Coincidieron en exigir a Ricardo Anaya, el Presidente del partido, que haya piso parejo y nada de trampas. ¡Ah!, por cierto, batearon a Margarita Zavala, quien sufrió otro revés, pues los presidenciables del PAN coinciden en esperar para elegir candidato. Zavala salió inconforme y ya enojada dijo que aunque apoya una alianza electoral, el PAN podría solo. Mala idea haber mencionado que, de ganar en 2018, delinearía una guerra al narco igualita a la de su marido, el ex Presidente Felipe Calderón”. La soga al cuello.