El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI) ordenó a Petróleos Mexicanos (Pemex) transparentar los contratos, convenios o anexos suscritos con la empresa brasileña, Odebrecht. Con esa disposición termina un capítulo de opacidad por el que Pemex eludía la entrega de documentos amparado en una imaginaria secrecía y gracias a la cual saldrán a relucir los nombres de quienes fueron “bendecidos” con las jugosas “comisiones” de Odebrecht. Es un tema más del escándalo en este México en el que parece que la corrupción somos todos.