Una vez que perdió el fuero, doña Eva Cadena esta desaforada pues acaba de determinar que los delitos a ella imputados no ameritan prisión, juicio personal que refleja una interpretación bastante retorcida de la ley, pues olvida que la tipificación de un delito lleva aparejada una pena que debe purgarse con reclusión, así sea por un tiempo mínimo. En rigor, ya sea la Fepade o la Fiscalía General, estarán perfilando el delito cometido por la ex legisladora y la lógica determina que si fue sustancia para retirarle el fuero no es cualquier infracción.