Según analistas del banco Santander la imagen pública de Andrés Manuel López Obrador no es mal vista fuera de México, y que los inversionistas  foráneos lo comparan con el exmandatario brasileño Lula Da Silva. Aunque para otros su retórica es preocupante, descartan se comporte como “chiva loca” ya una vez en el poder, pues cuando fue jefe de gobierno en la Ciudad de México actuó sin destemplanzas. Es claro, en Brasil están habituados a la alternancia, incluso reeligieron a Lula, quien previamente había aspirado a la presidencia sin resultados positivos.