Vecinos de la calle Benito Fentanes, en la colonia Tamborrel, se quejan de que en el número 42 hay un taller mecánico cuyos dueños les causan múltiples problemas de ruido, suciedad y bloqueos con las unidades que llegan a reparación.

Aseguran además que las máquinas que tiene ese taller, al ser operadas bajan la luz del vecindario, porque seguramente requieren un transformador o una línea trifásica y no colgarse de la red doméstica.

Lo asombroso del asunto es que los mecánicos carecen de permiso para operar, pero cuando algún afectado les reclama, le dicen que Nicanor Moreira los protege.

¿Cómo? ¡¡pero si no ha llegado a ser alcalde!!