Política al Día
Por Atticuss Licona
06 de junio de 2017

Al inicio de las campañas electorales pocos daban más de un cacahuate por el Partido Nueva Alianza y sus posibilidades en esta contienda electoral. Al final el PANAL estaría ganando 18 alcaldías, una más que MORENA, partido que se quedó con 17.

En cuanto comenzaron a salir los números del PREP del OPLE y se fueron consolidando los datos, la sorpresa fue mayúscula y el asombro enorme. Nueva Alianza estaría alzándose con el triunfo en: Alto Lucero con Javier “El sapo” Castillo Viveros; Naranjos, con Víctor Román Jiménez; Astacinga, con Antonio Ramírez Itehua; Atoyac, con Óscar Pimentel Ugarte; Coetzala, con Gerardo Tirso Acahua; Chinameca, con José Antonio Carmona Trolle; Chumatlán, con Edgar Espinoza Salazar; Hidalgotitlán, con Santana Cruz Bahena; Hueyapan de Ocampo, con Jorge Alberto Quinto Zamorano; Maltrata, con Gustavo Rosas Huerta; Mecatlán, con José Manuel Marcos Juárez; Ozuluama, con Armando Antonio Gómez Betancourt; Pajapan, con José Luis González Hernández; Tlacolulan, con David Velasco Hernández; Tlacotepec de Mejía, con Ansberto Marino Espinoza Murillo; Tlaquilpa, con Martha Tentzohua Sánchez; Tomatlán, Nicolás Pedro Morales; y Uxpanapa, con Esteban Campechano Rincón.

Es cierto, son municipios chicos, pero son municipios que ya quisieran tener los otros partidos, pues no solo es grande el número de alcaldes, sino también el de regidores que estaría colocando.

Por otra parte, en cuanto al número de votos tampoco fue despreciable su participación, pues termina la jornada electoral con poco más de 209 mil votos, los cuales son un sólido piso para buscar una mejor opción en el 2018 como un partido bisagra.

Lo mencioné antes de que terminara la elección, que el PANAL sería la revelación del 2017, y este domingo se confirmó. Quien esto escribe estimaba el triunfo en un rango de 10 a 15 alcaldías, pero incluso el resultado fue mayor. Y es que los turquesa supieron escoger a sus candidatos luego de quirúrgicos y meticulosos estudios y un tejido fino que adhirió fuerzas ciudadanas de probada valía.

Este resultado no es cosa menor, fue un trabajo de ingeniería y precisión orquestada con astucia al interior del PANAL en Veracruz, quienes gastaron suela y saliva, y no perdieron el tiempo en infiernitos ni se fueron por la ruta fácil de vender candidaturas.

Le abrieron las puertas a ciudadanos con ansias y con ganas, y los resultados ahí están.

Bajo la frialdad de los números, Nueva Alianza ganó más plazas que Movimiento Ciudadano, PES, Partido del Trabajo, e incluso más ayuntamientos que el Partido Verde y MORENA.

@atticuss1910